Archivo

DE LA CALLE, EMBAJADOR EN ESPAÑA

La sorpresa ayer en medios políticos fue grande. El primer Vicepresidente que ha tenido Colombia desde la vigencia de la nueva Constitución, se va como embajador en España.

24 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

A partir de cuándo? Lo más seguro es que se vaya en agosto, cuando el Gobierno cumple un año, y días después del remezón ministerial que se avecina.

Quedará sola la casona que fue adecuada para la Vicepresidencia en frente de la Casa de Nariño, sobre la carrera octava. O a lo mejor será adecuada para una nueva dependencia del Ejecutivo.

El secreto de la partida de De la Calle estuvo bien guardado desde Semana Santa, cuando lo acordaron el Presidente, el Vicepresidente y dos personas más. Una de ellas fue infidente y el secreto empezó a conocerse. Ayer, Juan Gossaín, en RCN, soltó por la mañana un rumor, y horas después otras emisoras ya estaban confirmando la información. Ya en la mañana, Presidente y Vicepresidente habían acordado dar a la luz pública el asunto.

Hubo enfrentamientos entre el primero y el segundo a bordo? Sale De la Calle en momentos críticos en las relaciones internacionales? Están los congresistas interesados en acabar con la Vicepresidencia y es preferible que el titular de ese despacho no asista a su agonía prematura? Para nadie es un secreto que Samper y De la Calle fueron agua y aceite en la campaña liberal. De hecho, estaban enfrentados por la candidatura liberal. De la Calle, incluso, montó un debate imaginario, faltando unos días para la consulta interna, en que el podio de Samper estaba vacío. Le cuestionaba severamente el que hubiese eludido el debate público durante ese tiempo.

Pero en política no hay enemigos para toda la vida. Y esta enemistad es de las que menos ha durado. De la Calle, pasada la consulta, se convirtió en el hombre más asediado no sólo por el nuevo candidato único del liberalismo, sino por ex presidentes, miembros de directorios regionales y del establecimiento político de su partido. Ante la reñida competencia con Andrés Pastrana, era la mejor carta para candidato a la Vicepresidencia liberal.

Samper y De la Calle, sin embargo, hicieron una rápida amistad durante la corta campaña y en los últimos meses cenaban una vez por semana en Palacio. Es más, la historia de su retiro del país empezó a cuajarse desde el mismo 7 de agosto del año pasado, cuando el propio Presidente le dijo que aguardara un año antes de salir al exterior.

Sale De la Calle en momentos críticos de las relaciones internacionales? Pues con Estados Unidos el chaparrón pasó, o por lo menos está bastante apaciguado (falta saber si es un apaciguamiento temporal). Pero la decisión indica que el Gobierno está en estos momentos más interesado en fortalecer relaciones comerciales y diplomáticas con Europa, cuyos países han sido, en general, comprensivos en la lucha que Colombia libra contra el narcotráfico.

Y por último, es un hecho que la institución de la Vicepresidencia nunca ha sido, para De la Calle, su mayor atracción. Si los congresistas deciden acabarla, el propio Vicepresidente ha dicho que no librará batalla alguna para preservar la figura. Y ya en el Congreso se han escuchado voces en el sentido de que, si la tumban, el actual Vicepresidente debe quedar libre de toda sospecha constitucional para poder aspirar a la Presidencia en 1998. Es decir, la acaban y de paso barren con las inhabilidades.