Archivo

POR CONCLUIR CASO DE CASTILLA REAL

Al parecer el caso de los apartamentos de Castilla Real, al suroccidente de la ciudad, está por cerrarse.

24 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

De las 500 personas que hicieron la promesa de compraventa de estas viviendas, ubicadas en la transversal 72 con 10A, la situación de cerca de 135 personas, que aún está en el limbo, se resolverá a más tardar el próximo primero de junio.

Este día, la constructora Nutibara, empresa encargada de los apartamentos, llevará las promesas de compraventa de estas personas ante una autoridad legal para que sea esta quien la resuelva.

Mientras llega esa fecha, Juan Manuel Cárdenas, gerente financiero de la constructora ofrece a los compradores, que aún no han resuelto su situación, que den 450 mil pesos más ahora y, diferidos a 15 años 1 500.000 pesos más, sobre el precio original y sus apartamentos les serán entregados.

Quienes no quieran quedarse con su apartamento, podrán pedir la cuota inicial de su vivienda y la constructora les dará el 24 por ciento de intereses sobre ella.

La situación de quienes no se acojan a ninguna opción la resolverá una autoridad legal.

Historia Los problemas con estos apartamentos se iniciaron en julio de 1994 cuando los propietarios de la primera etapa de Castilla Real pegaron avisos en sus ventanas que decían: se vende.

Esta era una protesta porque aunque les habían entregado sus apartamentos les faltaba el agua, tenían deficiencias con los citófonos y había grietas en algunas viviendas.

El problema de estos propietarios se solucionó y fue a raíz de ello, que los compradores de la tercera etapa de Castilla Real elevaron su protesta.

En octubre del año pasado denunciaron que no les querían entregar sus apartamentos y la constructora argumentó que lo que sucedía era que los planos para hacer las acometidas de agua no habían sido aprobados por la Empresa de Acueducto y alcantarillado de Bogotá.

Al finalizar octubre una nueva manifestación hizo que la empresa financiera que respaldaba las ventas, la Fiduciaria Caldas se pronunciara. Estaríamos dispuestos a devolver la cuota inicial mas unos intereses, que equivaldrían a la corrección monetaria a la fecha. Eso es más de lo estipulado en el contrato de compraventa, que establece que los intereses son de 500 mil pesos en caso de que una de las partes se retracte , dijo entonces Gustavo Adolfo Serpa, vicepresidente comercial de la Fiduciaria.

Luego, junto con el gerente financiero de la constructora, Juan Manuel Cárdenas se ofrecieron opciones tanto para quienes querían seguir con los apartamentos como para quienes querían destratar.

En vista de que algunas personas aún no se acogieron a estas ofertas fue que Cárdenas lanzó la última, y según él definitiva para acabar con ese problema.