Archivo

CARROBOMBA EN LUJOSO BARRIO LIMEÑO

Hace muchos meses que en Lima no se escuchaba una bomba. Incluso, el viernes pasado cuando el grupo maoísta Sendero Luminoso cumplió 15 años de actividad delictiva, los limeños se sorprendieron de que el aniversario fuera recordado sin violencia. Hasta ayer duró la calma pues en la madrugada estalló un carrobomba con 80 kilos de dinamita en el elegante barrio de Miraflores, con un saldo de al menos cuatro muertos y unos 17 heridos.

25 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Según informaciones recogidas en el lugar, el coche que llevaba la dinamita fue un Lada y estalló a las cuatro y veinte hora local delante de la entrada del hotel María Angola, en la avenida La Paz de ese distrito limeño.

La explosión, que dejó importantes daños materiales en todo el sector, mató a dos guardianes de ese hotel de cuatro estrellas, a una responsable del casino adyacente que aún estaba abierto y a una cuarta persona aún no identificada.

Un detenido Si bien es cierto que hasta el cierre de esta edición el ataque no había sido reivindicado por ningún grupo, varios testigos dieron pistas de los autores y señalaron que minutos antes de la explosión, entre cinco y siete personas fuertemente armadas irrumpieron en el casino, ordenando a los clientes que se echaran al suelo, al parecer con la intención de apropiarse del contenido de la caja fuerte del casino. Al parecer no lo lograron y huyeron del lugar. Poco después estalló la bomba.

Horas más tarde, la policía peruana detuvo a uno de los presuntos terroristas. El detenido, cuya identidad no fue revelada, fue capturado a unos centenares de metros de la avenida La Paz, donde se encuentra el hotel.

Sendero en la mira La pregunta que todo el mundo se hacía ayer, era quién o quiénes estaban detrás del ataque. Por lo pronto, la tesis manejada por los especialistas es que el atentado contra el María Angola al ocurrir en el barrio de Miraflores, considerado por Sendero Luminoso como la guarida de la burguesía peruana esconde un significado particular que enseguida conduce a pensar en la culpabilidad del grupo maoísta.

Lo paradójico es que en los días anteriores, numerosos comentaristas, anotando que Sendero Luminoso no había festejado su aniversario con una ola de atentados, como es su costumbre, y lo atribuían a la debilidad de la organización, muy golpeada por la autoridades y dividida en dos grupos: los partidarios de un diálogo de paz, y los partidarios de continuar la lucha armada.

Por otro lado, el presidente Alberto Fujimori, en una sorprendente declaración, había anunciado que sólo le quedaban tres años de vida a Abimael Guzmán, fundador de Sendero Luminoso y condenado a prisión perpetua, que purga en una base naval cercana a Lima.

Es concebible, según los expertos, que los maoístas hayan querido responder a esas afirmaciones y los limeños no escondían, en la mañana de ayer, sus críticas a las autoridades, juzgadas demasiado triunfalistas por haber anunciado en varias ocasiones le derrota total de los terroristas .

Raúl Gonzáles, analista independiente que estudia el fenómeno desde su surgimiento en 1980, sostuvo que una tesis es que Sendero se encamina aceleradamente a convertirse en una especie de lo que es ETA en España .

Es decir un grupo terrorista puro y simple que renuncia a tomar el poder, pero que sin embargo realiza cuatro o cinco acciones más o menos de la magnitud del hecho ocurrido el día de hoy , añadió.