Archivo

ASESINADO EL INSPECTOR DE POLICÍA DE CAREPA:

25 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Medellín La situación de violencia seguía siendo crítica ayer en la región de Urabá, luego de que fue asesinado el inspector de Policiá del municipio de Carepa, José David Carrascal Montaño.

El funcionario fue muerto cuando se dirigía hacia su casa del barrio 12 de Octubre, en zona urbana de Carepa, a las 9:30 de la noche del pasado martes. Desconocidos le dispararon 18 tiros de pistola 9 milímetros.

Carrascal, de 44 años de edad, era oriundo de Aguachica, Cesar, y llevaba once años trabajando en la administración de Carepa. Se inició como guardián de la cárcel de la localidad, llegó a ser personero encargado y dadas sus capacidades fue nombrado inspector.

Ayer en la tarde su cadáver era velado en la sede de la alcaldía. Hoy será trasladado a Aguachica.

La muerte del inspector se suma al asesinato de los cuatro trabajadores bananeros, hecho ocurrido el pasado lunes en esa región. Según denuncia de las autoridades municipales, durante los últimos 13 días en Carepa se han registrado 18 asesinatos, la mayoría de ellos de trabajadores, y entre 20 y 30 familias que habitaban en Zungo Embarcadero han abandonado sus casas por el temor a ser asesinadas.

Igualmente, un número no precisado de trabajadores de la fruta han tenido que renunciar a sus trabajos y marcharse de la zona ante las amenazas de muerte.

En total, en lo que va corrido del año, en Carepa han sido asesinadas 42 personas. Se contabilizan 72 en Turbo, y en Necoclí, durante los últimos tres meses, han sido asesinadas 130 personas. Otras 122 se encuentran desaparecidas, y 1.307 familias han tenido que emigrar.

En vista de esta difícil situación de orden público, atribuida al recrudecimiento de los enfrentamientos entre guerrilleros y paramilitares, el consejero presidencial para Urabá, Gerardo Vega Medina, se reunió recientemente con los once alcaldes de Urabá, cuatro del Chocó y cinco de Córdoba, de los municipios que limitan con Antioquia.

De dicho encuentro surgió la propuesta de realizar una jornada cívica el próximo 4 de julio, encaminada a que la comunidad urabaense diga sí a la paz, no a la guerra.