Archivo

SECTA AUM PLANEABA REGAR SARÍN SOBRE TOKIO

El jefe químico de la secta Aum reconoció haber producido gas sarín en cinco ocasiones desde noviembre de 1993, y afirmó que la secta planeaba regarlo sobre Tokio en noviembre próximo, mediante helicópteros teledirigidos.

25 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

El periódico Tokio Shimbun, afirmó con base en datos de la policía que la secta tenía previsto un ataque masivo a la capital en noviembre próximo bombardeándola con 240 kilogramos de sarín.

Sólo 10 kilogramos de dicho gas mortal fueron utilizados en el atentado del metro del pasado 20 de marzo en el cual 12 personas murieron y otras 5.000 resultaron intoxicadas.

Al comienzo de la investigación de la Verdad Suprema de Aum, la policía indicó que algunos miembros de la secta habían comprado dos pequeños helicópteros teleguiados, destinados -según ellos- a diseminar abonos e insecticidas. Esos dos aparatos jamás fueron hallados en el transcurso de numerosos allanamientos realizados en las instalaciones de la secta.

El jefe químico de la secta, Masami Tsuchiya, de 30 años, detenido por asesinato e intento de asesinato, declaró a los investigadores que por primera vez había producido gas sarín en noviembre de 1993 en las instalaciones de la secta en la localidad de Kamikuishiki, al pie del monte Fiji.

La producción del mortífero gas se repitió en otras cuatro oportunidades, la última de ellas poco antes del atentado de 20 de marzo. Pero esta vez produjo 30 kg. de gas, 10 de los cuales fueron empleados en el subterráneo y el resto destruido mezclándolo con agua.

De igual forma, el diario nacional Yomiuri Shimbun, dijo que Ikuo Hayashi, titular de una clínica en Tokio manejada por el imperio financiero multimillonario de la secta, dijo a la policía que la secta tenía planes de establecer un Reino de Aum asestando un golpe fatal a las autoridades nacionales. Hayashi dijo que el ataque del 20 de marzo era parte de una táctica diversionista que también incluía un ataque incendiario contra la sede central de la secta en Tokio. Hayashi, Asahara y Hayakawa, se encuentran entre docenas de la elite de la secta arrestados bajo sospecha de asesinato e intento de asesinato por el ataque a los subterráneos. Pero ninguno ha sido acusado de delito alguno todavía.

Iniciación con LSD? De otro lado, el diario Mainichi informó ayer miércoles de que las sospechas de la policía acerca de que la secta elaborara el LDS se deben a las grandes cantidades de peptona, uno de los componentes de esa sustancia, confiscadas por las autoridades en varias redadas en los centros de ese grupo religioso.

Al parecer, el LSD se suministraba en ritos de iniciación a los nuevos adeptos de la organización religiosa, a quienes se les obligaba a beber un liquido extraño de color amarillento, antes de meditar, según declararon antiguos miembros de la Verdad Suprema.

Además, los investigadores han encontrado restos de esta sustancia en los cabellos de varios fieles del grupo, fundado por Shoko Asahara.

Fuentes policiales han dicho que la secta dispuso de los cadáveres de los seguidores fallecidos en sus centros religiosos sin autorización de los gobiernos locales y abandonó sus restos en las montañas después de haberlos triturado con máquinas.

Alrededor de 300 seguidores de Asahara, que abandonaron sus casas y sus familias para seguir al fundador del culto, se encuentran en paradero desconocido.