Archivo

PIDEN DESTITUIR A CUATRO FUNCIONARIOS DE LA EAAB

La Personería Distrital solicitó la destitución de cuatro funcionarios de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAAB) porque presuntamente no actuaron con prontitud y, por consiguiente, no pudieron evitar el extravío de 45 cheques y 7 mil millones de pesos en CDT (Certificado de depósito a término fijo).

25 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

La decisión en primera instancia de la personería delegada para la vigilancia de los servicios públicos afecta a los siguientes funcionarios: El gerente financiero de la Empresa de Acueducto, Carlos Sánchez Beltrán; el director de Tesorería, Jaime Guerrero; la secretaria de Tesorería, María Angélica Gómez y la auxiliar de esa dependencia, Magdalena Cortés.

El gerente financiero dijo que ayer mismo todos los funcionarios involucrados presentaron el recurso de reposición y aclaró que no se ha perdido la plata, se tomaron las medidas administrativas necesarias .

Dice la delegada que del expediente se enviaron copias a la Superintendencia Bancaria para que investigue las actuaciones del Banco Popular, sucursal FEI por el mal manejo y pago de cheques contra cuentas corrientes del Acueducto , señala el informe.

Asegura el organismo que en los primeros días de diciembre de 1994 desaparecieron de la Tesorería del Acueducto cuatro certificados de depósito por 7 mil millones de pesos (Bancafé por mil millones, Concasa, dos mil millones; Banco Superior, tres mil millones de pesos y Ahorramás, mil millones de pesos).

También desaparecieron de la bóveda de la pagaduría 45 cheques del Banco Popular, anomalía que solo se conoció el 28 de diciembre.

Pero antes de que se conociera, quienes sustrajeron los cheques hicieron efectivos 22 por una suma de 12 millones de pesos.

En el caso de los CDT, estos no se hicieron efectivos.

Según el organismo, la falta de los funcionarios consiste en una conducta negligente y omisiva en el cuidado de los títulos valores de la entidad .

Según la Personería, la investigación fue puesta en conocimiento de la Fiscalía General de la Nación y Contraloría Distrital.

Sánchez, el gerente financiero, explicó que tan pronto se conoció del robo se publicaron avisos y se informó a la Bolsa de Bogotá y que hoy son títulos que carecen de valor.

Dijo que el cobro de los 22 cheques se logró porque se utilizaron sellos y nombres falsos y además se elaboraron por un valor inferior al millón de pesos lo que significa que el banco no hizo un control severo.

De todas maneras, insistió en que la plata no se va a perder porque existen pólizas de la empresa y del banco.