Archivo

GUÍA PRÁCTICA PARA ESTRESADOS

Los problemas relacionados con el estrés toman por sorpresa a la mayoría de la gente. Puede que hayan sabido que el estrés es capaz de causar daños a otras personas, pero nunca se dieron cuenta totalmente de lo que podía hacerle a ellos mismos.

21 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Todo el mundo necesita orientación para hacerle frente a la tensión. La gente se siente inundada de responsabilidades y presionada por las obligaciones. Todos respondemos de manera diferente a esas tensiones. Sorprendentemente los adultos de edad avanzada son muy susceptibles al estrés, incluso los jubilados que llevan supuestamente una vida de descanso.

Si la jubilación permite a una persona escapar de un trabajo frustrante o avasallador, entonces el retiro será probablemente saludable. Si el retiro significa renunciar a una rutina diaria interesante, perder estatus económico o alejarse de los amigos, entonces puede ser poco saludable.

Afine el reloj interno de su cuerpo para mejorar la habilidad de hacer frente a la tensión. Programe las citas, reuniones, incluso el ejércicio, hacia las horas en que se sienta más capaz y productivo.

Sepa cómo reacciona a diversos estímulos tensionantes. Cuáles respuestas son dañinas y qué técnicas puede usar para hacerles frente? He aquí una guía para reaccionar ante las situaciones tensionantes. Esta sirve para personas de todas las edades.

- Evítelas. Aléjese de una situación tensionante solo cuando no pueda cambiarla.

- Inoculación. Una exposición gradual y directa a los tensionantes le ayuda a inmunizarse contra ellos.

- Intelectualización. Logre una separación emocional para poner a la tensión en perspectiva.

- Métodos de comportamiento. Utilice técnicas de relajamiento para reducir la tensión.

- Visualización. Los pensamientos relajantes pueden reenfocar su energía.