Archivo

ACCIONES DE INDUSOFT CONTRA GRUPO EDITORIAL

La Asociación Nacional de Industriales del Software (Indusoft) y la Business Software Alliance (BSA) anunciaron el secuestro realizado contra el Grupo Editorial Sáenz Hurtado, por la copia y utilización de programas de software sin sus respectivas licencias.

22 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Según estas entidades, es la primera vez que se realizan visitas de manera sistemática a un grupo empresarial. La primera empresa en ser visitada por el Juzgado 35 Civil Municipal fue Optima Sáenz Hurtado & Cía. Ltda. Allí se secuestraron copias piratas de los programas MS-DOS, QPro, Lotus, Windows, WordStar y Word Perfect.

Luego, el Juzgado 54 Civil Municipal visitó las empresas OP Gráficas y Editoláser Sáenz Hurtado Ltda. Las empresas operaban con dos redes Novell, y sobre ellas corrían Lotus 1.0, Lotus 4.0, FoxBase, WordPerfect y WordStar, sin que ninguno de estos programas tuviera licencia de uso. Fueron secuestradas 44 copias de MS-DOS, así como varias copias de Microsoft Office. Si bien los programas fueron secuestrados, siguen operando en los equipos de la empresa.

La ley establece que cualquier empresa podrá ser visitada sin previa notificación para secuestrar el software ilegal que allí se encuentre. En caso de obtenerse una sentencia condenatoria, la empresa se vería obligada a pagar cuantiosas indemnizaciones por la copia y utilización de los programas, así como sanciones penales para los responsables.

Sáenz Hurtado es un importante grupo editorial conformado por varias empresas de impresión y acabado de publicaciones. Sus directivos hicieron llegar a EL TIEMPO un comunicado en el que afirman que algunas licencias se aportaron, quedando pendientes otras que se encontraban en poder de sus proveedores.

Dice el comunicado de la empresa editorial que las aplicaciones ...fueron adquiridas de buena fe a proveedores autorizados y reconocidos dentro del país, y dichas licencias se aportarán dentro de los términos legales a las autoridades competentes .

La copia y utilización de programas de software sin la debida autorización de sus titulares, es una violación a la ley 23 de derechos de autor, la cual permite el secuestro tanto de los programas como de los equipos y la suspensión o cancelación definitiva de la licencia de funcionamiento.