Archivo

POLÉMICA POR EL BORGES JUVENIL

María Kodama respondió a Adolfo Bioy Casares, tras las declaraciones del autor de La invención de Morel aparecidas en la revista La Maga. La viuda de Jorge Luis Borges, que ultima los preparativos de la nueva sede de la Fundación Internacional que llevará el nombre del escritor argentino, asegura que ella tenía el consentimiento de su marido para publicar las obras de juventud del creador de El Aleph. También explica las razones de Borges sobre su último viaje a Ginebra.

21 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

La revista cultural La Maga recogió en su último número las respuestas de la viuda de Borges a las declaraciones de Adolfo Bioy Casares sobre la decisión de María Kodama de editar textos que Borges no había querido reeditar en vida, y acerca del último viaje del matrimonio a la ciudad suiza de Ginebra. Para María Kodama, Borges sabía que los textos de Inquisiciones, El tamaño de mi esperanza y El lenguaje de los argentinos, tarde o temprano se iban a reeditar. Se olvida un hecho fundamental dice, que es el de que esos libros circulaban, en Oxford, en la Universidad de Buenos Aires, en infinidad de fotocopias. Quiero aclarar que yo los publiqué porque nos pusimos de acuerdo al respecto. En determinado momento conversamos sobre el tema y él me dio su consentimiento para publicar esos libros en el futuro .

Instantes fugaces La viuda de Borges cree que mucha gente utilizaba esos textos para manipular el pensamiento de su autor y llevarlo a la posición ideológica que más le convenía al crítico de turno. Eso, desde luego, no lo podía seguir permitiendo y decidí publicar toda su obra para que el lector haga su propia interpretación de Borges, sin la distorsión de los señores X o Z .

María Kodama recuerda lo perjudicial que fue la publicación de ese horror de poema llamado Instantes, que divulgaron en diarios y revistas, y hasta tuvieron la desvergenza de enseñarlo en las cátedras de la Universidad . En opinión de la viuda del escritor, eso es lo que no tiene perdón, no la publicación de unos libros que son realmente de Borges. Si los medios argentinos tanto quieren a Borges, debieron haberme ayudado en aquella oportunidad. Debieron haber sacado en primera plana la falta de ese poema, en lugar de dejarme sola en una batalla que duró siete años . A la pregunta de por qué no decidió publicar sus libros de juventud el propio Borges, Kodama responde: Borges dejó un testamento en el que me lega los derechos de su obra. Esto implica que él confiaba en mi capacidad para decidir lo mejor para esa obra .

Sobre el viaje del matrimonio a Ginebra, que, según Bioy Casares, fue una decisión de María, que tal vez no midió todas las consecuencias de sus actos , la viuda de Borges afirma que la ciudad suiza fue una de las patrias de Borges y que, en verdad, él amaba esa ciudad casi tanto como a Buenos Aires. Esa es la única verdad, les guste o no les guste. Además, Borges dejó esto por escrito . Kodama dice que del poema Los conjuros se puede inferir que su deseo de morir en aquel país fue pensado por él como un símbolo, como una llamada de atención hacia lo que su patria tiene que aprender a ser .

Hay un tinte de amargura en las últimas palabras de María Kodama a su entrevistador, al que explica sus dificultades para sacar adelante la Fundación Internacional y sus problemas económicos, no solucionados con los derechos de la obra de Borges. Nadie sabe por lo que he tenido que pasar durante estos ocho años transcurridos desde que murió Borges. En este corto tiempo he aprendido a defenderme, prácticamente sola, de cosas muy feas para las que no estaba preparada .