Archivo

SE SUICIDÓ POR DEBER

La agonía del alcalde de Barranco de Loba se inició tres meses antes de que decidiera ahorcarse en el corredor de su casa. El municipio debía la nómina de cinco meses y más de 800 millones por suministros.

21 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Demóstenes Fonseca, el primer alcalde elegido en representación de un movimiento cívico en esa población del sur de Bolívar recibió el municipio en la ruina. Se puso ojeroso y comía poquito , dice un habitante de Barranco de Loba, un pueblo de calles sin pavimentar, ubicado a ocho horas en carro y lancha desde Cartagena.