Archivo

FRIDA SIGUE SIENDO LA PRIMERA

Las subastas semestrales de arte colonial y contemporáneo latinoamericano realizadas esta semana en las galerías Sothebys y Christies de Nueva York, reflejaron un mercado cauteloso, sino en retroceso. Los avances que se realizaron en las subastas de noviembre básicamente se detuvieron en esta ocasión, presumiblemente debido a la crisis económica en México, que hasta la venta de noviembre había proveído la mayor cantidad de compradores.

21 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

La nota dominante fue el récord impuesto por el Autorretrato con chango y loro de Frida Kahlo, que se vendió por 3 192.500 dólares al coleccionista argentino Eduardo Costantini, el precio más alto que se haya pagado por una obra de arte latinoamericano.

En la misma sesión se estableció un precio récord para la obra de Diego Rivera, Baile en Tehuantepec, considerada por muchos como la mejor pintura de caballete del artista, vendida por 3 082.500 a un comprador anónimo. Ambas obras pertenecían al lote de 13 obras de la colección de la Fundación Internacional IBM subastada en Sothebys.

Resulta ciertamente romántico y paradójico que los dos récords de la subasta correspondan a dos artistas que en vida fueron pareja , dijo Augusto Uribe, Director de Pinturas Latinoamericanas de Sothebys.

De no haber sido por las pinturas de la colección IBM, los resultados de Sothebys habrían estado muy por debajo de los del año pasado. Este año las ventas alcanzaron 15 317.347 dólares, unos 600.000 dólares menos que en las subastas de noviembre de 1994.

Las cifras de Christies reflejaron una situación similar. Mientras que en noviembre se pusieron a la venta 282 obras de las que se vendieron 191, en el mercado en esta ocasión solo fueron vendidas 145 de las 260 disponibles. Y mientras que en noviembre del año pasado se vendió un total de 14,5 millones, en esta ocasión Christies apenas si vendió 9,7 millones.

Y los colombianos...

De las obras de pintores colombianos nuevamente fueron las de Fernando Botero las más cotizadas. En Sothebys se vendieron las cinco obras puestas en subasta, dos esculturas y tres pinturas. La obra Sin título, con un precio estimado entre 225.000 y 275.000 dólares se vendió por 244.000, mientras que la escultura Caballo, estimada entre 125.000 y 175.000 dólares fue adquirida por 184.000 dólares.

Christies por su parte, subastó ocho obras de Botero, entre ellas tres esculturas, de las cuales se vendieron solamente tres. La mejor vendida fue el Autorretrato a los 12 meses, por 310,000 dólares. Otros artistas colombianos participantes en la subastas fueron Ana Mercedes Hoyos, cuya obra Basurto se vendió por 48.875 dólares en Sothebys; Darío Morales, cuyo famoso Autorretrato, avaluado entre 80.000 y 100.000 dólares no alcanzó a venderse; y Alejandro Obregón, de quien se vendió una obra en Sothebys y se dejó de vender otra en Christies.

Al parecer, y a pesar de que teníamos algunas pinturas excepcionales que lograron fuertes precios rompiendo 16 récords, la inestabilidad económica en algunos países latinoamericanos ha hecho que los compradores sean más selectivos y cautelosos , dijo Lisa Palmer, directora del departamento de arte de Christies, reflejando la tónica general del mercado.