Archivo

UN HIJO CON MUCHOS PADRES

Es tan novedosa la tecnología del libro electrónico, que en Colombia no hay mayor documentación, ni existe todavía una reglamentación al respecto. En la Dirección Nacional del Derecho de Autor hay más de 600 registros de software colombiano, pero ninguno de ellos puede ser considerado un libro electrónico. Es más: ni siquiera hay una categoría especial con ese nombre.

22 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Según Patricia Marulanda, jefe de dicha oficina, aún se discute la manera de equilibrar los derechos de autor de quien produce el libro, quien lo desarrolla, quien lo escribe y quienes participan de algún modo en una técnica que involucra diversos medios tecnológicos. Sobre este punto, puede citarse una frase de Wilson Misher: Si uno roba de un autor, lo llaman plagiario; si uno roba de muchos, investigador.

De otra parte, una de las características esenciales del libro electrónico es su interactividad, la cual, visto de cierta manera, permite al lector volver a crear la obra cada vez que la consulta. De modo que cuanto más interactivo es el libro, más posibilidades hay de vulnerar el derecho moral que tiene el autor de que su obra no sea modificada.