Archivo

LOS PARQUES: MUCHOS MOTIVOS PARA CUIDARLOS

Los parques son los únicos pulmones con que cuenta la ciudad. Pero, Como buenos pulmones, sufren de un cáncer urbano llamado vandalismo. Hace unos años entraron en un etapa de decadencia que los dejó en cuidados intensivos.

20 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Entonces, los citadinos se preguntan Qué se hace para cuidarlos?, dónde quedan?, quién los tiene?, se puede utilizar o definitivamente no son otra cosa que cuevas de ladrones?.

Todo se resume en que se entregaron parques, como si fueran lotes, a clubes deportivos, sindicatos e instituciones sin pensar en que sus verdaderos dueños son los bogotanos.

Por esa razón, el Instituto de Distrital de Recreación y el Deporte (IDRD) diseñó un plan para recuperar los parques.

Según su director, Guillermo Peñalosa, en cien días se entregaran algunas soluciones para los principales problemas.

La primera etapa comprende el diseño de planes para darles seguridad, vigilancia, iluminación, señalización, jardines y sitios de esparcimiento, entre otros.

La segunda tiene que ver con la inversión de recursos económicos para dotarlos de escenarios deportivos, recreativos y culturales.

Para eso, se adelantará una campaña entre las comunidades para que los cuiden.

En el parque El Tunal se invertirán 2.400 millones de pesos.

Dentro del plan de desarrollo está incluido el Parque Nacional Olaya Herrera con 8.000 millones de pesos.

El Simón Bolívar tendrá una partida de 6.000 millones de pesos.

Ese trabajo contará con la asesoría del Departamento Técnico Administrativo del Medio Ambiente (DAMA).

El Tunal y el Simón Bolívar se entregaron para que fueran administrados por la empresa privada pero se adelantan gestiones para devolverlos al IDRD agregó Peñalosa.

Dentro de las políticas trazadas para el mantenimiento de los espacios de recreación y deporte se estudian fórmulas que permitan una mayor participación de los ciudadanos.

La idea es que todas las personas regresen a los parques porque son lugares para el descanso.

Yo creo que si a la gente se le crea un ambiente adecuado seguramente se convertirán en defensores del espacio público explicó el funcionario.

Por otra parte, se incrementarán los proyectos de las recreovías donde se organizaran actividades como aeróbicos, gimnasia, baloncesto y concursos culturales.

El objetivo es unir los grandes parques a través de las ciclovías con lo que se crearía un gran espacio de opciones para visitar en los días festivos.

En los más importantes, se programarán visitas dirigidas con niños de diferentes partes de la ciudad quienes participarán en juegos, rutas ecológicas y caminatas.

Entre cajas La empresa privada también se vinculó al proceso de recuperación.

Por ejemplo, Colsubsidio repara el área física del parque El Lago.

El Jefe de la Sección de programas Recreativos de la entidad, Camilo Alzate afirmó que en esa zona se llevan a cabo actividades de integración familiar, campamentos y siembra de árboles.

Esos trabajos se hacen para convertir el sitio en un centro de recreación urbana al aire libre.

Colsubsidio, para lograr una mayor eficiencia en el manejo de los recursos económicos, no pagará impuestos al Distrito pero invertirá esos dineros en su mantenimiento.

La idea, añadió Alzate, es que la gente ingrese gratis y cuente con buenos servicios.

En el Parque de la Independencia se ejecutan labores tendientes a recuperar las retretas los días domingos.

También, se construirá una media torta y otro carrusel con lo que se espera volver a las viejas tradiciones que un día caracterizaron el lugar.

Así mismo, existe un plan para restaurar las estatuas y monumentos del sector.

Para que los esfuerzos perduren, se contratará una empresa de vigilancia que prestará seguridad las 24 horas.

En el barrio Ciudad Montes, Cafam está terminando la restauración de la casa de la Hacienda Montes, donde habitó por un corto período el Precursor don Antonio Nariño y Alvarez.

Comfenalco, por su parte, se encarga de mejorar el estado de los parques del Tunal y el Distrital del Sur.

Ciudad verde El mayor enemigo de los parques son los ciudadanos que no tienen claro cual es el comportamiento adecuado para proteger la naturaleza.

La mayoría del espacio verde, que le pertenece a todos, es destruido por aquellas familias que enseñan a sus hijos como lanzar botellas de gaseosas en el lago del Simón Bolívar.

Es decir, que el primer paso en el deterioro ambiental, lo generan los visitantes.

Luego dentro de un proceso de comportamiento social anormal aparecen las bandas de atracadores que poco a poco convierten los parques en centros urbanos del delito.

Todo parece que va a cambiar. Sólo falta ver dos cosas, Primero, como termina el plan de desarrollo de la actual administración y si los bogotanos entienden que los parques no son campos de guerra sino sitios de recreación pasiva y activa.

De lo contrario el futuro no será verde sino tendrá el color del abandono.