Archivo

PREVÉN TRAGEDIA ECOLÓGICA EN EL MAGDALENA

La Procuraduría General de la Nación inició desde ayer trámites ante el Ministerio del Medio Ambiente para evitar una supuesta nueva tragedia ecológica en las aguas del río Magdalena.

20 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

En esta oportunidad el posible desastre ecológico podría ocasionarlo el mismo Estado, representado en la Empresa Colombiana de Petróleos, (Ecopetrol), según comunicación que el procurador Ambiental y Agrario de Barrancabermeja, José Rosemberg Upegui Santos, le remitió al Ministerio Público.

En su carta, el funcionario informa que ha tenido conocimiento de que en el Complejo Industrial de Barrancabermeja, CIB Ecopetrol, se proyecta la disposición de siete toneladas de Acido Fluorhídrico, HF, al río Magdalena, previa combinación y neutralización con soda cáustica en una proporción igual o superior al ácido .

Además, Upegui le informa a la Procuraduría que ya solicitó a la Superintendencia de Petroquímica un informe sobre los datos técnicos para la realización de dicha operación... .

El procurador de Barrancabermeja le pide a la Procuraduría que se haga un estudio por parte de expertos en la materia para que conceptúen sobre la viabilidad o no a la operación que pretende realizar Ecopetrol, por el peligro que ello representa (sic).

Puesto en alerta, y mientras se investiga el caso, el delegado para asuntos Ambientales y Agrarios, José León Jaramillo Jaramillo, le dio ayer autorización a Upegui para que suspenda el supuesto vertimiento por parte de Ecopetrol de las siete toneladas de ácido fluorhídrico al río Magdalena.

La autorización al procurador de Barrancabermeja fue hecha en forma verbal, por intermedio de la abogada visitadora de esa delegada, María del Socorro Castañeda, que le manifestó a Upegui que esta disposición deberá regir hasta tanto se conozca el informe técnico sobre el impacto ambiental que el vertimiento podría causar.

Un estudio sobre las consecuencias ecológicas y ambientales que ocasionaría el vertimiento, fue encomendado a uno de los centros educativos del país, pero se pidió reservar su nombre para evitar presiones.

De otra parte, y como segunda medida de prevención, Jaramillo le remitió una comunicación al Ministerio del Medio Ambiente, con fecha 19 de mayo de 1995, en la que le pide que suministre información sobre si Ecopetrol cuenta con licencia para efectuar el vertimiento o si su despacho avala ese procedimiento .

La nota aclara, además, que en caso de que las respuestas del Ministerio sean negativas se sirva realizar la intervención necesaria para evitar graves daños ecológicos .