Archivo

ESTUDIANTES VOLVIÓ A LA A Y ESTÁ DE FIESTA

La Plata es la capital de la provincia de Buenos Aires, que no tiene nada que ver con la ciudad de Buenos Aires (capital argentina). Aunque se llamen igual, setenta kilómetros y un millón de diferencias separan a la metrópoli porteña de la urbe provincial. Inmensa, ruidosa y tanguera Buenos Aires. Espaciosa, señorial y elegante La Plata.

21 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Ciudad universitaria por excelencia, centenares de jóvenes bolivianos, peruanos, ecuatorianos, chilenos y hasta colombianos, se han graduado en su universidad y disfrutaron de sus amplias avenidas, su calles arboladas, sus bellas plazas y jardines públicos y el bosque, una maravilla vegetal de varias hectáreas en pleno centro, donde se encuentran el museo de ciencias naturales, el zoológico, la universidad y dos estadios de fútbol: el de Gimnasia y el de Estudiantes, viejas canchas de madera de principios de siglo por donde ha pasado el fútbol, con leyendas que flotan en el aire y camerinos con algo de santuario, recintos descascarados donde en cada banco, en cada pedacito de pared, están impresos los recuerdos de tardes heroicas y noches tristes, de jugadas colosales y fallos increíbles.

La Plata es amor a primera vista. Es el tipo de ciudad a la que uno llega por primera vez, la contempla y dice acá me vengo a vivir . Allí, los pibes quedan grabados a fuego desde muy chiquitos: o son de Gimnasia o son de Estudiantes. la consigna primera es odiar al rival hasta la tumba, sin permitirse jamás un pensamiento complaciente. Cuando Estudiantes se fue al descenso, Gimnasia organizó la caravana de la alegría, un paseo por toda la ciudad exhibiendo un ataúd con los colores blanquirrojos, fuegos artificiales, bocinazos, etcétera, etcétera. Así es la cosa.

Ahora los dos están de fiesta. Gimnasia y Esgrima, el club de fútbol más antiguo de Suramérica fundado el 3 de junio de 1887 está puntero en el campeonato de primera división, junto a San Lorenzo. Su gente está loca, delirante de alegría porque el único título que ostenta data de 1929 y esta vez la vuelta olímpica parece verdaderamente posible cuando sólo faltan seis fechas para el final del torneo y el equipo viene embalado.

Los de enfrente todavía andan de borrachera. El glorioso Estudiantes de La Plata, tricampeón de América y primer equipo chico que logró un campeonato profesional en la Argentina 1967 acaba de consagrarse campeón del nacional B, la segunda división, y ascendió a primera nuevamente. Apenas estuvo un año en el purgatorio, del que volvió matando. Sacó once puntos de ventaja faltando cinco partidos. Y eso que acá todavía se cuenta de dos al ganador.

Estudiantes sacó patente de grande con aquel legendario equipo de Oswaldo Juan Zubeldía, un auténtico fenómeno del fútbol que revolucionó las tácticas con la célebre Ley de Off-Side , jugada que consistía en que toda la defensa se adelantaba en el momento de partir el pase del equipo rival hacia adelante. Los atacantes adversarios quedaban solos, totalmente adelantados. Los equipos argentinos le tomaron la mano más o menos en tiempo prudencial de tanto verlo. Pero los extranjeros caían con una inocencia fenomenal.

Hoy, los prelados no han cambiado. Pasó Zubeldía, luego Bilardo, muchos más. Ahora es Russo, Manera... Todos de la misma escuela. Así es Estudiantes de La Plata. Una filosofía. La Plata está de fiesta.