Archivo

CONGRESISTAS REPRESENTAN A PARTIDOS

Los seis congresistas que forman parte de la comisión encargada de proyectar la reforma política representarán en ella a sus respectivos partidos y movimientos y no a las cámaras legislativas.

23 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Su calidad como miembros del organismo será precisada en un decreto que expedirá hoy el Gobierno.

La norma busca disipar los temores que tenían algunos de ellos, en el sentido de que su condición de integrantes de una comisión creada por el Ejecutivo les creará el riesgo de violar el régimen de incompatibilidades.

Por esta razón, el decreto aclarará también que la comisión no depende ni orgánica ni funcionalmente del Ejecutivo, lo que significa que ninguno de sus integrantes tendrá el carácter de servidor público por el hecho de pertenecer a ella.

Fuentes del Ministerio de Gobierno dijeron también que la comisión representa un equipo que busca conjugar posturas y esfuerzos de los partidos políticos, los gremios y otros representativos sectores de la sociedad en procura de la modernización de la estructura democrática de la Nación.

De inmediato, los congresistas que hacen parte de ese equipo se reservaron sus opiniones frente al decreto, pero dijeron que lo estudiarán cuidadosamente cuando sea formalmente expedido.

Jaime Arias, presidente del Directorio Nacional Conservador, dijo que él y sus colegas de comisión se reunirán hoy con el ministro de Gobierno, Horacio Serpa Uribe, para hacer el análisis respectivo.

Además de Arias, hacen parte de la comisión los directores alternos del liberalismo, Juan Guillermo Angel y Piedad Córdoba; el senador conservador Omar Yepes Alzate, el senador independiente Jaime Dussán y la representante a la cámara por el M-19 Janeth Suárez.

La reunión de los parlamentarios comisionados con Serpa se cumplirá a partir de las 9:00 de la mañana en la Presidencia del Senado.

El Gobierno espera que después de hacer estas precisiones jurídicas los congresistas asistan sin reservas a las deliberaciones del organismo, que tiene 60 días para presentar su propuestas, las cuales tendrían luego un desarrollo legal en el Congreso.

Las dudas surgieron después de que el presidente del Senado, Juan Guillermo Angel, dijo que un particular demandó su investidura ante el Consejo de Estado por presunta violación al régimen de incompatibilidades, porque supuestamente estaba prestando servicios simultáneamente a dos poderes públicos.

La comisión reanudará sus sesiones mañana en la Casa Republicana de Bogotá.