Archivo

ONG RESPALDAN PROPUESTA DE PAZ DEL GOBIERNO

La Red Nacional de Iniciativas Ciudadanas Contra la Guerra y por la Paz, que reúne a varias organizaciones no gubernamentales, respaldaron ayer la propuesta de paz presentada por el Gobierno la semana pasada.

23 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

En un comunicado dirigido al alto comisionado, Carlos Holmes Trujillo, dicha organización, que reúne a 180 agrupaciones en todo el país, se declaró optimista con la determinación de despejar militarmente a La Uribe (Meta) y con el reconocimiento de dos militantes de la subversión, actualmente detenidos, como voceros de las primeras conversaciones.

Creemos que con esta decisión se despejan las diferencias de procedimiento para dar lugar a discusiones más sustanciales en el proceso de paz , indica un aparte de la misiva.

Destacan igualmente la disposición tanto del Gobierno como de los grupos alzados en armas por lograr un acuerdo que respete el derecho internacional humanitario, sin el cual la población civil no combatiente seguirá siendo sometido al fuego cruzado entre Ejército, guerrilla y grupos de autodefensa.

La carta remitida al alto comisionado por la Mesa de Trabajo de Socorro y San Gil, Fundicep, Corporación Arco Iris, Benposta, Viva la Ciudadanía, la Mesa de Trabajo de Bogotá, Programa por la Paz y la Conferencia Episcopal, entre otros, también destaca la convocatoria a un foro permanente por la paz, recomendación expresa del comisionado Trujillo al presidente Samper.

Según los firmantes, para que el foro sea un verdadero lugar de participación ciudadana, es necesario darle el carácter de organismo de concertación entre el Estado y la sociedad civil sobre el propósito de la paz .

Agregan que este instrumento de convocatoria puede ser receptor de la problemática y las propuestas regionales, las cuales deberían convertirse en medidas y políticas de Estado para que a la sociedad no sólo se le escuche sino que se le permita participar de manera más directa en la construcción de un nuevo país.

Finalmente, las organizaciones de la Red aseguran que la paz no es sólo bajar la intensidad del conflicto armado, sino que supone además un ataque frontal a la corrupción, la impunidad, el narcotráfico y el paramilitarismo.