Archivo

VIDA EN EL MAR

Pablo E. Pérez - Mallaína Los hombres del océano Expo 92, Servicio de Publicaciones de la Diputación de Sevilla, Sevilla, 1992.

28 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Esta es una de las mejores obras publicadas con ocasión del V centenario. Está casi toda basada en investigación de archivos, sin descuidar las fuentes librescas, y además redactada en una prosa rica, clara, amena y sabrosa. Son 256 páginas dobles (en realidad 512) que se leen con facilidad y gusto. Trata de la vida cotidiana de marineros y pasajeros en los viajes que se efectuaban de España a América y viceversa en el siglo XVI. El relato es siempre animado y salpicado de humor, con frecuentes citas de Cervantes y de navegantes ingleses. Es un libro que no tiene desperdicio, al cual sólo podría reprochársele la falta de índices. Carece de erratas, al revés de lo que sucede en los volúmenes de la colección Mapfre.

Para encontrar otro libro igual es necesario remontarse a 1983, cuando Alianza publicó Pasajeros de Indias de José Luis Martínez. Aquí se recogieron abundantes informaciones sobre la travesía del Atlántico, en número inferior desde luego, a las de Pérez-Mallaína, y se agregaron sendos capítulos sobre temas como la piratería, el comercio, los esclavos africanos, el mestizaje y la población. Se transcribieron, además, completos, tres de los más importantes relatos de viajes del siglo XVI, los de Fray Antonio de Guevara (el célebre escritor) por el Mediterráneo y los de Fray Tomás de la Torre (compañero de Fray Bartolomé de las Casas) y Eugenio de Salazar, por el Atlántico. Por cierto que Pérez-Mallaína hace frecuente uso de estas tres útiles relaciones en el libro que reseñamos.

Pérez-Mallaína no se ocupa de piratas, ni de comercio, ni de los esclavos, ni de la población. Se centra en el diario discurrir de la existencia de los tripulantes heroicos en verdad de las frágiles naves del siglo XVI en el Atlántico arrancando con una descripción de Sevilla, seguida de una enumeración completa de los diferentes oficios de la marinería, sus salarios, sus funciones, su prestigio o desprestigio social. Quizá el mejor capítulo sea el dedicado al buque como lugar de vida y de muerte que contempla las condiciones de vida a bordo: el espacio vital, la comida y el vestido, los juegos y diversiones, la sexualidad y los peligros de la azarosa travesía.

Esta es, sin duda, la mejor obra de Pérez-Mallaína, que tiene en su haber al menos dos libros y numerosos artículos sobre la navegación colonial, la cual constituye el tema de su especialidad. Los hombres del océano, como ya anotamos, posee además el notable mérito de estar redactada de modo impecable, lo cual no es frecuente entre los historiadores sevillanos o que trabajan en Sevilla, a pesar de contar con un maestro como Antonio Domínguez Ortiz. Otra peculiaridad positiva de este trabajo es que no se limita a los datos extraídos del Archivo de Indias, sino que acude a otras fuentes y los articula en un todo orgánico. Valdría la pena que nuestras librerías adquirieran este libro, que está, además, bellamente editado e ilustrado y que sólo cuesta tres mil pesetas (21.000 pesos).

Gaspar Pérez Turrado Armadas Españolas de Indias Colección Mapfre Madrid, 1992.

Este es un libro que, a pesar de ser un trabajo serio y bien escrito, no merecía ser editado porque se limita a repetir y a reelaborar lo dicho por unos pocos autores como Pérez-Mallaíma, Torres Ramírez, Fernández Duro, Alsedo y Herrera, Veitia Limaje, Clayton y otros 12 historiadores más, mencionados en la bibliografía. Hasta los cuadros son tomados de otras obras y a veces resultan inexactos. Es un libro profuso y difuso, que no profundiza nunca y que es impreciso con frecuencia. Parece desconocer, inclusive, el verdadero itinerario de la flota de Tierra Firme. Carece de poder de síntesis y de orden, se entretiene examinando datos secundarios, sin mayor interés. Lo curioso es que el autor hace un esfuerzo serio y honesto por cumplir su cometido, pero no lo logra casi nunca porque no llega a conclusiones concretas y abunda en repeticiones. Las erratas de fechas son alarmantes (detectamos siete).

El autor no consultó ningún archivo, lo cual es imperdonable en España. Es claro, además, que pueden hacerse buenos trabajos de divulgación sin acudir a los archivos, aun en España. Tal es el caso del aludido libro de José Luis Martínez, Pasajeros de Indias, que no tiene una sola referencia archivística pero que posee muchas fuentes librescas, que ordena y agrupa con gran talento. Escribir un volumen con base solamente en los trabajos de menos de una veintena de historiadores, algunos de ellos bien conocidos, es una pérdida de tiempo tanto para el que lo redacta como para el que lo lee. Parece, por cierto, que Mapfre abandonó sus generosos propósitos de imprimir libros de divulgación como lo había venido haciendo hasta ahora. Ojalá reconsidere esta decisión y reimprima las obras que tuvieron más éxito. Pero teniendo mucho cuidado con las erratas.

Credencial - Historia Ha salido el segundo volumen de la excelente revista Credencial Historia, que recoge las entregas iniciales de esta publicación, la cual ganó, con justicia, el precio de periodismo Simón Bolívar hace algunos años. Credencial Historia, no obstante su carácter periodístico, contiene artículos irreprochables desde el punto de vista histórico y está artísticamente ilustrada. Felicitaciones a sus directores Roberto Posada García-Peña y Jorge Orlando Melo y a su editor Camilo Calderón Schrader.

Poesía Ordalías es el título del último libro del poeta y humanista Gustavo Ibarra Merlano. Hombre de profunda cultura, experto en cuestiones helenísticas, Ibarra se ha recluido voluntariamente en el seno del hogar para acendrar sus conocimientos y purificar su vena lírica. En esta obra, más que en ninguna otra, el autor alcanza una hondura poética que sacude y maravilla. En ocasiones, sus temas son oníricos y surrealistas, en otras son filosóficos y religiosos. Ha alcanzado un manejo impecable de las palabras y posee una gran riqueza de vocabulario, que son las dos piedras de toque del verdadero poeta. Entre los mejores poemas están Acrópolis , Kenosis e In memoriam . Ibarra es un creador literario poco conocido y bien vale la pena acercarse a su obra.