Archivo

EXCOMULGAN A LOS LADRONES DE RELIQUIA RELIGIOSA EN ARAUCA

La excomunión para los ladrones que profanaron el altar mayor de la catedral de Arauca ordenó el obispo de la Diócesis, monseñor Arcadio Bernal Supelano.

23 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Del ara del altar fue sustraída una piedra labrada en la cual se encontraba incrustada la reliquia de San Ignacio de Antioquía. Monseñor Bernal presume que el robo puede tener como propósito utilizar la piedra con fines de hechicería.

El jerarca de la iglesia católica en Arauca emitió un decreto sobre la imposición de la pena eclesiástica, el cual fue dado a conocer en las misas celebradas el pasado domingo.

La medida ordena que no sean administrados los sacramentos de la penitencia y de la eucaristía al autor o autores del robo sacrílego.

Al mismo tiempo, se determina la celebración de un acto público de desagravio en la catedral, el cual se llevará a cabo el viernes a las siete de la noche.

En el decreto eclesiástico se exhorta a los fieles de la Diócesis a purificar sus prácticas religiosas de toda superstición, magia o hechicería, pecados todos ellos que ofenden gravemente la soberanía y providencia de Dios .

Para el Obispo el robo constituye un sacrilegio y una profanación del altar, símbolo de Cristo, y de la mesa sobre la cual se ofrece diariamente el sacramento de la Eucaristía.

Entretanto, el párroco de la catedral, Alvaro Hernández, aclaró que la pena eclesiástica no es una excomunión total, pues si quien robó la reliquia la devuelve y muestra arrepentimiento se le puede levantar la pena canónica.

Por otro lado, la iglesia solo permanece abierta a los fieles por unas cuantos horas al día y bajo la custodia de algún sacristán. Antes la parroquia tenía abiertas sus puertas durante 16 horas diarias.