Archivo

U.E. DICE A E.U. QUE NO CAMBIA ACUERDO BANANERO

El comisario europeo de Comercio Exterior, Leon Brittan, reiteró ayer al Representante de Comercio de Estados Unidos, Mickey Kantor, que la Unión Europea (UE) no modificará el régimen de importación de banano a pesar de la amenaza de Washington de imponer sanciones.

23 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Ambos se entrevistaron ayer en Bruselas para intentar solucionar sus diferencias comerciales, entre ellas la amenaza de Estados Unidos de imponer sanciones contra productos europeos si la UE no revisa su reglamentaciónel llamado Acuerdo Marco sobre la importación de banano.

Brittan explicó a Kantor que la UE no cambiará dicha normativa, que restringe las importaciones de banano latinoamericano a 2,55 millones de toneladas anuales, ya que es fruto de un delicado equilibrio entre los países comunitarios, según informaron fuentes de la Comisión Europeaórgano ejecutivo de la UE al término de la entrevista.

Fuentes comunitarias informaron que Estados Unidos sigue sin comunicar el contenido de las posibles sanciones, con las que amenaza desde enero, al considerar que la restricción de las importaciones y la distribución de ese contingente entre los operadores no tradicionales ha ocasionado fuertes pérdidas a las compañías comercializadoras estadounidenses.

La queja estadounidense se originó a raíz de las reclamaciones de las multinacionales Chiquita Brands y Hawiian Banana Industry Association, que aseguran haber exportado a la UE un 50 por ciento menos de bananas que antes de la entrada en vigor del régimen comunitario en 1993.

Brittan volvió a argumentar a Kantor que el régimen comunitario esta ratificado en el Acuerdo General de Aranceles y Aduanas (GATT) y es conforme con las normas de la nueva Organización Mundial de Comercio (OMC).

Cualquier disputa al respecto, según Brittan, debería solucionarse en el sistema arbitral de esta organización.

Las discusiones continuarán en un próximo viaje del comisario europeo de Agricultura, Franz Fischler, a Washington a principios de junio.

Kantor mantuvo también una entrevista con Fischler para discutir acerca de las compensaciones que solicitó Estados Unidos tras la ampliación de la UE a tres países Austria, Suecia y Finlandia el pasado primero de enero.

No más química La UE considera que no es necesario compensar a Estados Unidos, debido a que en general los aranceles europeos han bajado e incrementado el acceso de los productos estadounidenses, gracias a las compensaciones en los sectores de la química y la electrónica, así como a numerosos productos industriales.

Por otra parte, Brittan y Kantor aludieron de pasada a la amenaza de Washington de imponer sanciones a Tokio contra la importación de coches japoneses si este país no abre sus mercados.

Brittan repitió a Kantor que la UE considera ilegal la postura estadounidense y que las diferencias deben solucionarse en el seno de la OMC, no había más que añadir , señaló un portavoz comunitario.

También discutieron la propuesta comunitaria para dar un carácter multilateral a las negociaciones sobre la liberalización de las inversiones directas en el extranjero, que se estudiará mañana en una reunión de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE), en París.

La UE pretende lanzar una gran negociación internacional en este sector, para el que sólo existe un código de liberalización no vinculante entre los países de la OCDE, mientras que Estados Unidos es partidario de regularlo mediante acuerdos bilaterales.

El régimen que data de dos años atrás protege a los productores bananeros de los antiguos protectorados y las ex colonias de España, Francia y Gran Bretaña, y restringe el volumen de las bananas latinoamericanas que pueden ingresar a la UE.

Alemania, Dinamarca y otros países del área nórdica se oponen a esta política, alegando que encarecen al producto.