Archivo

UNIDO A FENALCO COMO COMERCIANTE Y MÁXIMO LÍDER

El actual presidente de Fenalco, Sabas Pretelt de la Vega, tiene triple ciudadanía . Nació en Cartagena, creció y cursó sus estudios de bachillerato en el Liceo de Cervantes y en la Universidad de Los Andes, de Bogotá, y estudió Economía y un Magister de Administración Industrial en la Universidad del Valle, en Cali.

20 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Desde muy temprano incursionó en el mundo empresarial. Ha sido quizá el más joven dirigente gremial ya que a los 24 años fue nombrado miembro de la Junta Directiva de Fenalco en el Valle y presidente de ella, al tiempo que ejercía con gran acierto sus labores de comerciante.

En 1979 fue nombrado Director del Instituto de Seguros Sociales, para realizar una reforma estructural, tarea que logró con éxito.

Luego de este interregno continuó en la Junta Directiva Nacional de Fenalco y fue elegido Presidente de la agremiación hace siete años.

Sus comienzos Su primera vinculación con el mundo de los negocios fue como gerente de una cadena de almacenes con sede principal en Cali. Es decir, entró por la puerta grande. Me llamó poderosamente la atención la existencia de supermercados subsidiados, propiedad de las cajas de compensación, que ejercían feroz competencia desigual a los establecimientos privados , explicó Pretelt.

No entendía cómo los comerciantes privados competían ante unos monstruos que no tenían costos financieros porque cada vez les llegaban facilito millones y millones de pesos, provenientes de los impuestos a las nóminas.

Entonces, me dirigí a la seccional de Fenalco en el Valle y hablé con su director, Joaquín Emilio Betancur. El, muy amablemente me escuchó y me invitó a vincularme a la Junta de la seccional y a llevar ese tema al Congreso Nacional de Comerciantes de Fenalco , dijo Pretelt.

Al poco tiempo el presidente de la Federación, José Raimundo Sojo Zambrano, renunció al cargo y fue encargado por la Junta Nacional Tomás Held. En el siguiente Congreso Nacional, Sabas Pretelt fue elegido miembro de la Junta Directiva Nacional, en representación del Valle, junto con Luis Enrique Hormaza, mientras ocupaba la presidencia del gremio, en calidad de encargado, Joaquín Emilio Betancur.

Al terminar el periodo de Betancur, el Congreso Nacional de Comerciantes, reunido en Armenia, eligió como sucesor a Emilio Urrea, al tiempo que la Junta Directiva Nacional escogió a Sabas Pretelt como presidente de la Junta.

Era el benjamín de la Junta: contaba apenas 26 años, pero por sus dotes de líder alcanzó rápidamente ese cargo.

Desde 1974, salvo el breve lapso que estuvo frente a los Seguros Sociales, ha estado vinculado a la Junta del gremio.

En 1988, por decisión unánime, fue elegido Presidente Ejecutivo de Fenalco.

Tres nombres En estos 25 años de fecunda actividad gremial, Pretelt recuerda con especial gratitud los nombres de tres personas: Lorenzo Botero: fue de los legítimos fundadores de la Federación; aliado y amigo siempre. Don Lorenzo, fallecido hace un par de años, asistió a todos los congresos de Fenalco hasta su muerte. Sus gracejos y comentarios directos ponían a temblar a ministros y altos funcionarios del Estado. Era un personaje .

Darío Alvarez Londoño, quien para Pretelt fue un paradigma hombre lleno de talante y entereza. Sus observaciones juiciosas y certeras sirvieron durante muchos años de directrices para el gremio. En no pocas veces fue mi contrincante, pero siempre se destacó por su gallardía.

Su formidable carácter frentero es algo digno de imitar .

Juan Martín Caicedo, su amigo de vieja data . Fue por sugerencia de Pretelt que Caicedo Ferrer llegó a la presidencia de Fenalco, cargo que ocupó con gran acierto desde 1978 hasta 1988. Sabas lo animó a dejar la dirección ejecutiva de la Cámara de Comercio de Cali, a pesar de la brillante gestión que cumplía, para que se radicara en Bogotá y asumiera las riendas de la Federación, luego del retiro de Emilio Urrea.

Momentos difíciles El primer episodio complicado que vivió Sabas Pretelt tuvo que ver con el secuestro de Alvaro Gómez Hurtado. El M-19 exigió que algún representante de sector privado participara en el proceso de negociaciones en Panamá. La dirigencia empresarial no quería aceptar y todos se negaban rotundamente a la posibilidad, pero Sabas Pretelt no vaciló en aceptar el compromiso y viajó a Panamá junto con Eliseo Restrepo, entonces presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia, SAC, a negociar la liberación del dirigente político.

El segundo fue el más dramático y doloroso de todos: la muerte de su conductor Luis Alberto Marín, en un atentado, después de muchas amenazas , minutos antes de que este recogiera a Pretelt en su casa. Ese ha sido el momento más difícil. Es un episodio que nunca podré olvidar y que me dejó secuelas interiores que me acompañarán siempre.

Esta es la crónica con rostro humano de Sabas Pretelt, hombre que le ha dedicado la mitad de su vida a la causa de Fenalco y quien con buen criterio ha hecho de la fuerza que une una realidad.