Archivo

OTRA FRUSTRACIÓN PARA LOS KNICKS

El pívot holandés Rik Smits, con cinco puntos en los últimos segundos del tiempo reglamentario, se convirtió ayer en el héroe de los Pacers de Indiana que vencieron 95-97 a los Knicks de Nueva York en el decisivo partido de la semifinal de la Federación Este que quedó 4-3.

22 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Los Pacers ahora tendrán como rivales en las finales de la Federación Este a los Magic de Orlando, que vencieron 4-2 a los Bulls de Chicago en la otra eliminatoria.

La serie al mejor de siete partidos comienza el próximo martes y en la temporada regular ambos equipos quedaron empatados a 2-2, con los duelos Smits-Shaquille O Neal y Reggie Miller-Anfernee Hardaway como lo más sobresaliente de una final en la que no está ninguno de los equipos clásicos del Este.

Smits, que sólo jugó 27 minutos por acumulación de faltas personales, salió en los últimos minutos del partido para anotar siete puntos de los 19 que consiguió y marcó la diferencia para los Pacers que, como sucedió el sábado con los Rockets de Houston en el Oeste, se convierte en el segundo equipo desde 1982 que logra la clasificación para las finales sin tener la ventaja de campo en el séptimo partido.

Los Knicks de New York, con cinco segundos para que finalizase el partido, tuvieron en las manos del pívot Patrick Ewing la posibilidad de empatar el marcador y forzar la prórroga, pero la entrada perfecta a canasta de la estrella del equipo neoyorquino no tuvo un final feliz porque el balón se salió materialmente fuera del aro.

Ha sido el momento más frustrante de mi carrera como profesional , declaró Ewing al terminar el partido. Luchamos y superamos una diferencia de 15 puntos, pero no pudimos completar nuestro trabajo .

Ewing, que podría haberse convertido de nuevo en el gran héroe del equipo como sucedió en el quinto partido si anota los dos puntos, se fue con 29 y 14 rebotes para ser el mejor de los Knicks.

Pero al margen de la mala suerte en la última jugada de Ewing, los Knicks, que sólo estuvieron una vez por delante en el marcador en el cuarto periodo (84-83), con 6m 53s por jugarse, perdieron antes el partido con los errores desde la línea de personal, donde de nuevo fallaron para registrar sólo tres de ocho lanzamientos que fueron decisivos.

El alero Anthony Mason fue otro de los factores negativos en la derrota de los Knicks al fallar tres tiros de cobro de falta personal en los últimos dos minutos y una entrada fácil a canasta.

Mientras, el entrenador Larry Brown movió a la perfección el banquillo y superó todos los problemas de faltas personales y de producción del base Miller, quien anotó 29 puntos, pero se fue en blanco en el cuarto periodo que fue cuando surgió la figura de Smits Esta vez los Knicks que habían logrado empatar la serie a 3 después de ir 1-3 por debajo, no pudieron enmendar los graves errores que cometieron durante la serie, que podrían haber ganado con facilidad por 4-1.