Archivo

VACACIONES ANTICIPADAS

Adelantar el período de vacaciones a los estudiantes de los colegios oficiales para facilitar las condiciones de manejo del paro de educadores fue una buena idea del ministro Sarabia. Tan buena, que debería aplicarse con algunos de sus colegas.

22 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

En efecto, aun cuando son varios los miembros del Gabinete que están en capilla para el remezón que habrá de presentarse entre el 20 de junio y el 20 de julio, hay un par de casos especialmente urgentes.

Lo contrario sucede con el Fiscal y el Vicepresidente, tal como lo advirtió Pepón en reciente caricatura. Adelantar sus vacaciones le causaría graves perjuicios al país.

Qué hacer con las vacaciones de estos personajes? Jorge Eduardo Cock, ministro de Minas y Energía.

Como si no hubiera ocupado su cargo durante los últimos nueve meses, de la noche a la mañana descubrió que sí hay riesgo de un nuevo apagón.

A pesar de haberse rasgado las vestiduras, asegurando que eso no sucedería, súbitamente descubrió también que en esa eventualidad él no tendría responsabilidad de ninguna clase, pues todo habría sucedido por causa de unos torpes funcionarios de la administración pasada. Por favor! Que se le vayan las luces al ministro es muy grave, pero sería mucho más grave que, por su culpa, se le volvieran a ir a todo el país.

Sugerencia: Vacaciones inmediatas y por tiempo indefinido en los predios de alguna hermosa represa colombiana.

Alonso Gómez, ministro de Salud.

Sencillo, desabrochado, simpático, y laborioso, el buen Alonso Gómez no ha sido afortunado en el ministerio. Otros, más radicales, dicen que no ha dado pie con bola.

Por andar recorriéndose el país tratando de lidiar las aspiraciones salariales de los médicos, no ha podido ser ministro ni ocuparse de temas verdaderamente apremiantes para Colombia.

Sugerencia: Vacaciones diplomáticas en cualquier lugar del mundo, siempre que sea bien lejos de su aguerrido antecesor Juan Luis Londoño.

Alfonso Valdivieso, fiscal general.

Por valiente y por cumplir con su deber, al amparo de confusos argumentos le quieren dar por terminado su período.

Si eso sucede, más allá de cualquier consideración jurídica, el país y el mundo sentirán que el narcotráfico le ganó una batalla a la justicia colombiana.

Sugerencia: Nada de vacaciones, por ahora.

Humberto de la Calle, vicepresidente.

En medio de las pataletas parlamentarias, algunos la emprendieron contra el Vicepresidente, quien, dentro de lo posible, ha cumplido a cabalidad con sus deberes.

La discusión sobre la vicepresidencia es importante, pero no se puede ventilar dentro de un espíritu de visceral revanchismo.

Sugerencia: Que en vez de mandarlo a vacaciones, lo aprovechen durante todo su período. De la Calle sigue siendo una gran reserva para el Gobierno.

Francisco Galán, cabecilla del ELN.

Con el sano propósito de destrabar los diálogos de paz y a pesar de encontrarse en la cárcel, se están estudiando los mecanismos para que pueda ser negociador a nombre del ELN, en la discusión sobre la humanización de la guerra. Vacaciones o recreo? Este propósito del gobierno ha generado adversas y sustentadas reacciones jurídicas y políticas, aún sin resolver.

Sugerencia: Condicionar todas las concesiones a manifestaciones reales de la voluntad de paz del ELN. Que no sean sólo por cuenta de la retórica epistolar...

Reforma tributaria A este tema le daría vacaciones hasta la próxima legislatura.

El costo político de su aprobación es demasiado elevado y el palo no está para hacer cucharas. No es conveniente para el país, ni responsable tampoco, tramitarla en medio de este clima de confusión.

Sin prisa y con juicio se deben sopesar todos los argumentos que se han esgrimido a su favor y en su contra desde que se dio a conocer el proyecto del Gobierno.

Mientras tanto, el ministro Perry podría dedicarle esas vacaciones a cumplir con una tarea que tiene pendiente hace días: repasar los compromisos de campaña del Presidente para que no se le sigan olvidando.