Archivo

AHORA, PARTICIPAR ES DECIDIR PARA LA MODERNIZACIÓN RURAL

Los poderes Legislativo y Ejecutivo han venido dictado un conjunto de normas para la reconversión agropecuaria y la modernización rural. Tal vez en ningún otro momento, como en la actualidad, el sector ha contado con un dispositivo de desarrollo tan completo y variado.

20 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Ahora, los productores rurales pueden expresar sus necesidades y acordar con los funcionarios municipales y las instituciones de la región, cuáles son los problemas más importantes a resolver.

Hasta hace poco, el Gobieno central decidía sobre los recursos y los programas a desarrollar en los municipios y departamentos, sin tener en cuenta las necesidades de las comunidades.

La descentralización significa que los municipios y las comunidades deciden en forma directa sobre sus asuntos locales. Todos los planes y proyectos que se lleven a cabo deben ser formulados y ejecutados con la participación de la comunidad.

Organización La organización es la mejor forma para exigir los servicios que prestan las instituciones del sector agropecuario, las autoridades municipales y la empresa privada, tales como: el acceso a la tierra, la asistencia técnica, la comercialización y el crédito para financiar los proyectos productivos.

Existen varias formas de organización: asociaciones, comités, cooperativas, empresas asociativas de producción y juntas de acción comunal, entre otras. Estos grupos impulsan actividades que benefician a la población rural; por ejemplo: facilitar el acceso a los recursos para proyectos de producción y comercialización, construir o mantener vías, obras de pequeño riego, acueductos veredales, escuelas y centros de salud.

Es necesario que los trabajadores del campo se organicen para beneficiarse de las nuevas políticas. Las autoridades municipales tomarán las decisiones con la comunidad. Todo integrante de un grupo debe ser responsable de una tarea precisa de la cual obtiene una experiencia y la comparte con los demás Participación Con la Ley 101 de 1993, o Ley Agraria, los productores rurales cuentan, en cada municipio del país, con un espacio de participación para concertar proyectos de desarrollo rural entre las autoridades locales, las entidades públicas y la comunidad: el Consejo Municipal de Desarrollo Rural, CMDR. Al participar en este la comunidad se beneficiará de las nuevas políticas para el sector agropecuario.

Este organismo deberá respaldar los proyectos aprobados por la comunidad para conseguir recursos provenientes del Sistema Nacional de Confinanciación. Además, creará comités de trabajo por áreas para discutir e impulsar proyectos específicos, por ejemplo, el comité de riego, el de acuerdo y alcantarillado, el de adecuación de tierras y el de producción.,