Archivo

LA CARRERA 13 NO ES TAN MODELO

Al parecer, en la carrera 13 desde la calle 67 hasta la 13, las reglas de juego cambiaron. Los conductores paran donde mejor les parece, las puertas de los buses van siempre abiertas y el sobrecupo volvió a estar de moda.

22 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

EL TIEMPO realizó un recorrido por la que hace 11 meses se llamara la vía modelo de Bogotá.

Sin embargo, de esto no queda sino el nombre. La indisciplina de los conductores y peatones y la falta de autoridad han hecho que la 13 se convierta en una de las vías más congestionadas de la ciudad.

En el tramo comprendido entre la calle 67 y la 48, el recorrido hecho por este diario demoró 35 minutos, y entre la calle 48 y la 30, media hora más.

El caos en esta vía tiene tres vértices: uno, los conductores que paran y recogen pasajeros en donde les conviene; a la menor oportunidad se pasan los semáforos en rojo y, si la carrera 13 está muy llena, simplemente se desvían de su ruta original y suben a la carrera 7a.

El otro vértice son los peatones, que esperan el bus en cualquier parte, contribuyen al sobrecupo y permiten que el conductor cometa todo tipo de irregularidades.

Y el último ángulo del problema lo constituye la tiene la Secretaría de Tránsito y Transporte (STT), a la que le ha faltado hacer valer la autoridad, pues en medio del bullicio del trancón, se escucha el pito de los agentes pero su acción no se ve.

Soluciones Según la Secretaría de Tránsito están sobre la mesa dos soluciones para este caos: Una que ya está en práctica y que son los cazainfractores y la otra que corre por cuenta del Instituto Distrital de Cultura y Turismo (IDCT), y es poner en práctica lo que se hizo en la calle 19.

El grupo de cazainfractores ya ha estado dos de cuatro días sobre la 13 multando a quien infrinja las normas.

Hasta el viernes de la semana pasada estos habían colocado 3.600 comparendos (multas) en total.

La otra opción, es continuar con el experimento que se aplicó en la 19 con los mimos y los actores de teatro, para que, por medio de su trabajo, eduquen tanto a los peatones como a los conductores de la carrera 13.

Un proyecto similar llamado Radionovela Callejera, en el que participarán grupos de teatro local y el Consejo Distrital de Teatro, viene siendo aplazado hace un mes en espera de que la Empresa de Teléfonos culmine los trabajos que realiza en el lugar, explicó el ICDT.