Archivo

COMANDO ROBÓ MÁS DE10 MILLONES DE DÓLARES

Una banda de quince personas, entre panameños, colombianos y venezolanos, robó en una espectacular operación en la madrugada del domingo pasado más de 10 millones de dólares en dinero, joyas y otros bienes a una empresa de Panamá que alquila cajas de seguridad, informó ayer un jefe policial.

22 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

El inspector, que investiga el robo del siglo -más de 8.500 millones de pesos- y que pidió reserva sobre su nombre, explicó que en el asalto a la compañía Intervault, que tiene su sede en pleno centro bancario de esta capital, están involucradas al menos quince personas.

Los asaltantes, que cometieron el robo el pasado domingo, actuaron con un despliegue al estilo comando iniciado en la casa del gerente de la compañía, Gilberto Ortega, a quien secuestraron y trasladaron a la sede de la empresa para que les facilitara el acceso a las cajas de seguridad.

Según la fuente policial, a Ortega le advirtieron que habían puesto bombas debajo de una mesa de su casa, en el baño e incluso en su pantalón que podían activar por control remoto si no colaboraba .

El gerente de Intervault, de cuya empresa es accionista el ex vicepresidente del país Guillermo Ford, fue secuestrado cuando se encontraba junto a su esposa, sus tres hijos adolescentes, otras dos mujeres y un hombre, quienes permanecieron retenidos durante el robo.

Son unos profesionales muy sabios , subrayó el inspector policial, para quien al menos diez de los asaltantes ejecutaron la operación y otros cinco fueron los cerebros de este robo, considerado el más grande en toda la historia delictiva de Panamá, aunque no hubo muertos ni heridos.

Los ladrones entraron en el área blindada de la empresa Intervault armados con minimetralletas , con las que redujeron a los guardias de seguridad, a quienes amordazaron junto con el gerente Ortega.

En relativamente poco tiempo, según las fuentes, desvalijaron unas 200 cajas de seguridad, según explicaron las fuentes de la Policía Técnica Judicial (PTJ), encargada de seguir las investigaciones.

Intervault alquila cajas de seguridad para custodiar joyas, valores en efectivo y documentos negociables, entre otros bienes, y sus administradores han señalado que no tienen responsabilidad ante posibles reclamaciones de los usuarios afectados, porque se desconoce lo que contenían las cajas.

Frente a algunas versiones periodísticas que señalaban que Ortega se encontraba detenido por su posible complicidad con la banda de ladrones, la fuente policial precisó que el gerente de Intervault está bajo investigación porque su relato nos parece algo de película .

Al respecto, la fuente señaló que se recopilan declaraciones de testigos y clientes para armar el rompecabezas y abrir la madeja que permita capturar a los culpables.

El inspector de la PTJ dijo que, de acuerdo con el relato del gerente de la compañía, dos de los ladrones entraron con él a la cámara de seguridad de Intervault, cinco se quedaron en la casa de Ortega y otros tres esperaron en un vehículo, en el que cargaron el botín para huir con rumbo desconocido.

Añadió que uno de los guardias de seguridad privada de Intervault les confesó que no aceptó un soborno de 50.000 dólares que le ofreció la banda por no oponer resistencia al asalto. Un guardia de seguridad privada gana en Panamá unos 200 dólares mensuales.

El inspector de la Policía Técnica agregó que un colombiano y un venezolano fueron identificados por el gerente de la compañía como integrantes de la banda, porque hacía unos ocho meses llegaron a Intervault para alquilar una de las cajas y guardar valores.

La fuente dijo que decenas de clientes de Intervault han acudido a la sede policial para informar de lo que perdieron por el robo, en su gran mayoría joyas y otros bienes, que hasta ahora han sido valorados en unos seis millones de dólares.

La policía desconoce si la banda de asaltantes ha abandonado el país.