Archivo

QUIERE APRENDER JAPONÉS EN BOGOTÁ

El japonés es para los japoneses tan sagrado como el budismo, su religión oficial. Ellos miran con muy malos ojos a la gente que maltrata su idioma, y jamás se atreverían a firmar negocios con quien ose hacerlo.

22 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Con ese argumento, el Instituto Colombiano de la Lengua Japonesa está seduciendo a los colombianos para que estudien este idioma en la mismísima capital colombiana.

Según Ninfer Betancourt, administradora del Instituto, aunque el inglés sea el idioma universal para los negocios y para la formación de alto nivel, quienes dominan el japonés tienen con los nipones muchas más oportunidades que los que hablan solo inglés .

Aún por fuera del Japón, es una verdad incontrovertible que las puertas de un país se abren más fácilmente cuando se domina su idioma nativo.

Unos 130 colombianos que actualmente estudian en este Instituto son conscientes de ello. Se trata de ejecutivos con intereses empresariales en el país nipón, empleados de empresas japonesas que funcionan en Colombia y estudiantes de bachillerato y universidad que desean realizar algún curso o carrera en ese país.

En estos últimos casos, dominar el japonés es un requisito importante para acceder a las becas más jugosas que ofrecen el Gobierno y las instituciones educativas del Japón. Por la gran diferencia que hay entre los pesos colombianos y los yenes, es muy difícil que un colombiano pueda acceder a estudios allá con su propio bolsillo , afirma Betancourt.

El Instituto ofrece cursos de japonés básico (para defenderse en la calle) y de japonés especializado. Se dictan por niveles, ocho en total, y todo el ciclo dura entre 12 y 16 meses. Se pagan 42.500 y 22.500 pesos mensuales, para intensidades de 4 y 2 horas semanales, respectivamente.

Además, hay que adquirir un paquete de dos libros que cuesta 30 mil pesos: un texto guía, completamente en japonés, y un texto de gramática básica, en japonés y español.

Los libros enseñan, además, la cultura japonesa, pues este idioma, más que ningún otro, no puede enseñarse con solo letras y palabras , explica una profesora nikei (apelativo dado a los latinoamericanos de origen japonés).

El Instituto Colombiano de la Lengua Japonesa cuenta además, con una biblioteca y una videoteca especializadas en temas japoneses, que puede ser utilizada por cualquier persona.