Archivo

EL PAPA PIDE PERDÓN A LAS OTRAS IGLESIAS

El Papa Juan Pablo II trató de suavizar ayer en Olomuc (República Checa) la polémica con los protestantes checos, pidiéndoles solemnemente perdón por los daños causados a los no católicos a lo largo de la Historia.

22 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Ante una muchedumbre de fieles reunidos en una pradera bañada por la lluvia, el Santo Padre ofició por la mañana una misa de canonización de Jan Sarkander.

Hoy, yo, el Papa, pido perdón por los daños causados a los no católicos durante la historia turbulenta de este pueblo , declaró el Pontífice desde un alto podio y rodeado por prelados checos, eslovacos, polacos y austríacos.

Entre éstos últimos estaba el cardenal arzobispo de Viena, monseñor Hans Herman Groer, que acaba de renunciar en razón de su edad tras el escándalo provocado por las acusaciones de pedofilia de un joven seminarista.

Polémico encuentro La misa de canonización en Olomuc, ciudad católica en la que vivió el santo, constituye el momento fuerte de la visita de dos días del Santo Padre a la República Checa, donde la participación popular fue importante.

Pero la canonización desencadenó un hecho sin precedentes: el rechazo de la iglesia protestante de los Hermanos de Bohemia a participar en un encuentro ecuménico con el Papa, el sábado en Praga.

El sacerdote moravo canonizado (1576-1620), fue torturado hasta la muerte por los protestantes en la misma Olomuc durante la Contrarreforma. Para las iglesias protestantes checas, Sarkander simboliza la recatolización forzosa del país y la desaparición violenta de las comunidades reformadas de Moravia.

No en vano, por la tarde Juan Pablo II insistió de nuevo en la necesidad del perdón, durante un encuentro muy caluroso consagrado a la virgen de Savty Kopecek. Los jóvenes, venidos de todo el país, así como de las vecinas Polonia, Eslovaquia, Austria y Alemania, rodearon al Papa, aparentemente en buena forma y feliz de tan buena compañía.

Sin embargo, fuentes de la propia iglesia católica checa que requirieron el anonimato opinaron que hubiera sido mejor canonizar a alguien perseguido por los comunistas y no a un personaje como Sarkander . Algunos atribuyen a la iglesia católica de Polonia la idea de canonizar a Sarkander, que, según la biografía oficial comunicada por el Vaticano, es pariente del Papa Juan Pablo II.

El Santo Padre también canonizó a una dama noble de la región, Zdislava De Lemberk (1197-1230), personaje menos problemático del que sólo se recuerda su acción de ayuda a los pobres.

Hoy, el Papa concluirá su visita de tres días a Europa del Este, con una breve incursión en su Polonia natal, donde visitará Shoczov, lugar donde nació Sarkander, y Kaplicowka, donde se reunirá con el jefe del Estado Lech Walesa.