Archivo

LOS ALARDES DE UN TORTURADOR

La noche del sábado, en el noticiero central del canal estatal de la televisión chilena, pasaron parte de la entrevista que Osvaldo Romo Mena, uno de los autores materiales de la guerra sucia de este país, dio a Univisión. No la pudieron retransmitir entera por la singular violencia de sus declaraciones , según dijo la presentadora.

22 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Al final de los escabrosos relatos, tuvieron que explicar a los televidentes: Entendemos que este testimonio tan duro, provocador, es particularmente doloroso para muchas personas. Sin embargo, se los hemos dado porque pensamos que sus palabras deben ser conocidas para entender mejor lo ocurrido en nuestro país y, sobre todo, para evitar que se repita .

A diferencia de las confesiones de oficiales argentinos que participaron en la desaparición de personas, en cuyos recientes relatos se mostraron arrepentidos y avergonzados, este de Romo asombra por el desparpajo con que reivindica la tortura, la desaparición forzada de personas y el asesinato.

Recordando las torturas Lo visto por los chilenos corresponde a menos de siete minutos, de los 90 que duró la entrevista. El alarde y el ensañamiento son tales, que el Ministro del Interior, Carlos Figueroa, las consideró una provocación y un equipo de abogados de su cartera estudia tomar medidas legales en contra del torturador.

Si la mujer es capaz de tener un hijo de 30 centímetros (...) puede aceptar todo porque la mujer no entrega, no es tan débil, es más firme. Si tú le pones corriente en la cabeza, en la cara, en cualquier parte del cuerpo, te quedan marcas, pero si tu lo bañas antes, lo mojas bien mojadito... y le das dos o tres (golpes de corriente), no le va a quedar nada , dijo.

A pesar de los múltiples testimonios de mujeres que estuvieron detenidas en los centros de tortura donde Romo Mena no ocultaba su identidad, y que fueron violadas por él, el agente negó haber abusado de ellas, aunque reconoció y contó cómo las torturaba en sus genitales.

Desde su exilio en Nueva York, Nieves Ayress, quien estuvo dos años detenida, vio la entrevista e indignada ratificó las violaciones.

Romo también negó haber asesinado, pero citó el supuesto enfrentamiento en que murió un dirigente del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR): (...) en el homicidio o asesinato de Dagoberto Pérez, en la parcela de Malloco, pude haber tomado participación porque estaba muy cerca mío, disparé y disparamos, todo el mundo disparó, fue una guerra, ahí está la guerra sucia, era él o yo. Era yo primero, yo segundo, y yo tercero .

No dejaría periquito vivo Le preguntaron si volvería a hacer lo que hizo: Claro!, no dejaría periquito vivo.. Ese fue un error de la Dina, yo se lo discutí hasta última hora a mi general. No deje a esa persona viva, no deje libres . Ahí están las consecuencias .

Más conocido como el guatón (barrigón) Romo, habló con la cadena estadounidense en su celda de alta seguridad, en una cárcel de Santiago. Involucrado en el secuestro y desaparición de 81 personas, ha declarado en cerca de 20 casos que aún permanecen abiertos.

Antes de convertirse en torturador estrella de la Dirección de Inteligencia Nacional, Dina, de la dictadura del general Augusto Pinochet, Romo delató opositores y provocó el fusilamiento de una decena de personas.

Tras su paso por lo centros clandestinos de detención y como ya era bastante reconocido, fue llevado a Brasil, en 1975, época en que el hoy brigadier Pedro Espinoza ex subjefe de la Dina y actualmente condenado por el asesinato del canciller Orlando Letelier se desempeñaba como agregado militar de la misión diplomática chilena.

Protegido también por los militares brasileños, Romo vivió en ese país con identidad falsa hasta 1992, cuando fue descubierto y traído a Santiago.

En su cínica locuacidad, encontró bueno el método utilizado por las Fuerzas Armadas argentinas, de lanzar cuerpos al mar para desaparecer las personas. (...) Hay que darle comida a los pescados, tirarlos en el cráter de un volcán No sería mejor? Claro, uno va volando en el helicóptero, abre las compuertas y pum, todos para abajo. Quién va a buscar un muchacho al volcán? Nadie. El Llaima, yo creo que es bueno, creo que el Villarrica también es bueno . Además, admitió haber sentenciado a muerte a varios de los altos dirigentes políticos actuales.

Ante ninguno de sus detallados relatos se inmutó. Lo que sí pueden decir de mi es que yo cumplí una etapa, bien cumplida. Estoy limpio con mi conciencia y limpio con mi frente. Yo creo que lo que hice lo volvería a hacer .

Pinochet está tranquilo En medio de la tensión ante la inminencia del fallo en el caso del asesinato del ex canciller Orlando Letelier (1976), todas las miradas en Chile se fijan en los movimientos del comandante en jefe del Ejército, general Augusto Pinochet.

Como su inmediato subalterno, el subcomandante general Guillermo Garín, no quiso garantizar hace un par de días que el Ejército se quedaría tranquilo cuando se conozca la sentencia definitiva en la que están condenados en primera instancia el generar (r) Manuel Contreras y el brigadier Pedro Espinoza, a Pinochet le preguntaron el sábado si estaba nervioso. El Ejército nunca se pone nervioso , dijo rápidamente. Y usted, en lo personal? , le volvieron a preguntar. Nunca voy a estar nervioso , dijo.

En otro lugar de Santiago, el mismo día, se produjo otra manifestación en demanda de justicia para el caso. Unas 200 personas marcharon frente al recinto de detención y tortura, Villa Grimaldi, y con carteles reclamaron por paz y justicia.