Archivo

GUERRILLA ASESINA A CINCO CAMPESINOS

Tres campesinos fueron asesinados por la guerrilla el pasado sábado en zona rural del municipio de Tame, Arauca.

22 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Entre tanto, en zona rural de Achí (sur de Bolívar), un grupo del Eln asesinó a dos campesinos, secuestró a tres más y desalojó a diez personas, por presumir que son colaboradores del Ejército.

La XI Brigada, con sede en Montería, informó que el hecho se presentó el viernes pasado en Regencia, corregimiento de Pueblo Nuevo, en Achí.

Los campesinos asesinados fueron identificados como Diomedes Bolaños y Hernán Patiño. Los secuestrados son Johny González, Maximiliano Aldana y Teobaldo Lagares.

El grupo del Eln que opera allí obligó a cinco familias a desplazarse a otras zonas, al parecer hacia Nechí (Antioquia). Los desalojados son Jorge Eliécer González, Hermógenes González, Isabel Acosta Ramos, Blas Alvaro Gil, Alcides Alvarez, Orlando Alvarez, Walter Alvarez, William Alvarez, Samuel Rodríguez y Miguel Anaya.

De acuerdo con el informe oficial en el kilometro 25 de la carretera que de Tame conduce a Bogotá, fueron hallados los cuerpos sin vida de Rafael Lizarazo, Modesto Díaz y Nohemí Castro, todos residentes en la zona.

Cada una de estas personas fue sacada de sus viviendas por un grupo de 15 hombres que portaban armas largas y vestían prendas de uso privativo del Ejército.

Rafael Lizarazo, quien recibió tres disparos, había sido secuestrado desde el pasado jueves en su finca. Modesto Díaz fue asesinado de siete impactos de arma de fuego y Nohemí Castro recibió dos tiros, los dos fueron sacados de sus predios el pasado viernes.

Las víctimas residían en la vereda San Antonio, de donde fueron obligados a salir por parte de un grupo de hombres cuya identidad no se ha podido esclarecer.

Las autoridades en Arauca, manifestaron desconocer las causas que originaron el triple asesinato, pero sindicaron a miembros del Eln de los homicidios.

Por su parte, la alcaldesa de Tame, María Helena Molina, criticó el hecho y lamentó que mientras a nivel nacional se habla de paz, en esa localidad se registren este tipo de situaciones.

Señaló que debe existir reflexión por quienes cometen estos crímenes y dijo no entender como se dejaban desamparadas a familias y niños.

La mujer asesinada deja una hija de tres años la que se encuentra actualmente en manos del Bienestar Familiar, pues no hay a quien entregarla.

La señora Molina indicó que uno de los hombres asesinados, dejó a su esposa con varios meses de embarazo.