Archivo

LOS GRUPOS VULNERABLES NO TIENEN MUCHAS ESPERANZAS

Las 105 instituciones que figuran en Cali enmarcadas dentro de la categoría de grupos vulnerables serán cada vez más vulnerables si no se cambian las estrategias y las políticas municipales en materia de inversión asistencial.

22 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Según el concejal Fabio Cardozo Montealegre el 70 por ciento del presupuesto municipal está destinado a obras de infraestructura física y eso es una equivocación porque no se está invirtiendo en el individuo, se está descuidando el capital humano en los planteamientos del Plan de Desarrollo de Cali.

De allí continuó que la Comisión del Plan y Tierras del Concejo de Cali tenga que hacer un estudio profundo a las políticas sociales y a los grupos marginales porque no hay estrategias claras para mejorar el nivel de vida de las gentes. Lo que se ha presentado no visualiza si se han mejorado las condiciones de vida en el terreno económico y social y no puede seguirse mirando con tanta displicencia las condiciones adversas del pueblo caleño.

El gran pecado dice Cardozo consiste en la concepción asistencialista, o sea, que no hay esfuerzos grandes por fortalecer los factores de la economía caleña ni la estructura productiva de la ciudad y por ello se deja de manera marginal la problemática de los sectores populares o se trata de remediar con pañitos de agua tibia.

Paradójicamente esta estrategia del Plan de Desarrollo agregó el concejal no menciona por ningún lado el flagelo de la pobreza a pesar de que va dirigido a la franja de pobres de Cali. Solo se limita a señalar unos puntos vulnerables con una atención sumamente compleja y los define como una franja susceptible de violación de derechos humanos cuando en realidad todos los caleños, ricos y pobres, son permeables a la violación de estos.

Respecto a la posición del concejal Cardozo el sociólogo de la Universidad del Valle, Luis Alberto Núñez, dice que el haber asignado una mayor partida a las obras físicas es algo lógico de la administración por que el progreso de la ciudad en términos materiales no se puede estancar, pero considera que no debería estar en la proporción 70-30 sino en una relación más equilibrada.

Aunque es partidario de que haya una fuerte inversión social en la niñez, la juventud, la vejez y la mujer para que a través de la educación, el trabajo y las oportunidades para desempeñarse se genere progreso, duda mucho que el porcentaje se equilibre y más bien cree que en la realidad pase a ser de 80-20 porque los electores miden a sus mandatarios a través de las obras que muestren.

Es indudable que la estrategia de grupos vulnerables tiene inversiones de alcance social concluyó Cardozo pero hay que superar el deterioro de los ingresos reales, pensar la ciudad en serio y en especial el drama de lo humano para superar la visión asistencialista y no depender de la precariedad de un subsidio para disminuir la brecha entre los que lo tienen todo y los que no tienen nada.

Las limpiezas sociales La mesa de trabajo por la paz de Cali organizada por Desepaz se pronunció ante las mal llamadas limpiezas sociales a grupos vulnerables de la ciudad como son los jóvenes en alto riesgo, pues en solo dos días fueron torturados y asesinados siete de ellos y se presumen altos grados de responsabilidad oficial aparte de que sigue en tela de juicio la ineficacia judicial y las propuestas de paz.

Apoyaron también las denuncias de los jóvenes del programa Parces por una creciente tendencia de exterminio y agresión hacia ellos en los barrios populares. Por tal motivo solicitaron al Comité Municipal de Derechos Humanos a que en la creada Comisión Gubernamental de Investigación participen otros grupos de la sociedad.

Por ello propusieron incluir en la comisión a la Iglesia Católica, la Fiscalía Nacional, la Defensoría del Pueblo, la Comisión Andina de Juristas, el Cinep, la mesa de trabajo por la paz de Cali y los medios de comunicación.