Archivo

SE VAN EN PORSCHE Y CON REHÉN

Dos detenidos de la prisión de Celle (norte), que tenían sida salieron ayer de esa cárcel a bordo de un Porsche y con el guardián de 35 años que tenían secuestrado, indicaron fuentes penitenciarias.

22 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

El Porsche salió del centro a toda velocidad seguido por varios vehículos de policía, indicaron varios testigos.

Los dos presos exigían 200.000 marcos (137.000 dólares) y un auto rápido para darse a la fuga, a cambio de la liberación del guardián. Ambos presos, infectados por el virus del sida, afirmaron que no tenían nada que perder y amenazaban con matar al guardián si la policía daba el asalto.

Los detenidos afirmaron que disponían de un arma de fuego que habían confeccionado ellos mismos, y la policía dio crédito a esas declaraciones.

Uno de los detenidos, Peter Struedinger, de 38 años, ya se había evadido de la cárcel con un cómplice y un rehén en mayo de 1984. Fue capturado dos días después.

Struedinger estaba condenado a la prisión hasta el año 2006 por intento de asesinato y secuestro. Su cómplice de esta ocasión, Guenther Finneisen, de 37 años, estaba entre rejas desde 1979 por robo y estafa.

Durante el secuestro en la cárcel, los dos detenidos telefonearon a varios periódicos y radios para explicar su gesto y señalaron que protestaban contra la falta de cuidados médicos de la que fue víctima uno de sus colegas, que falleció la semana pasada de un ataque cardíaco.