Archivo

LA LEYENDA QUE SUFRE LA DERROTA

Así como Pelé debió asumir la derrota de la selección brasileña de fútbol en el mundial de Inglaterra en 1966 (luego de salir lesionado), o como Maradona que terminó llorando en el mundial de Italia en el 90 luego de la derrota en la final contra Alemania; Michael Jordan, la máxima estrella de los últimos tiempos del basquetbol, sufrió su primera gran frustración cuando los Bulls quedaron eliminados en su propia cancha de las finales de la NBA, a manos de los sorprendentes Magic de Orlando.

20 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Jordan, que firmó un jugosísimo contrato para retornar al deporte de las cesta luego de un retiro que los llevó a una temporada vacacional POREL béisbol, no pudo ser el factor desequilibrante de antaño y, por el contrario, muchos le critican que dos errores suyos en el juego del jueves en la noche, precipitaron la eliminación del quinteto de Chicago que perdió la serie de la Conferencia Oriental 4-2.

Me siento frustrado por mi juego y por no haber tenido las piernas lo suficientemente en forma para que me permitieran aguantar la presión de los últimos minutos de Orlando , comentó Jordan. No es ninguna excusa, ni quiero quitarle todo el crédito al triunfo de los Magic .

Jordan perdió dos balones decisivos y no pudo anotar ningún punto cuando sus compañeros de los Bulls más lo necesitaban: con menos de cuatro minutos por jugar, los de Chicago aventajaban por ocho puntos a los Magic...

En esta serie, Michael demostró que aún tiene genialidades de sobra para mantenerse en lo alto del mejor y más competitivo baloncesto del mundo. Sin embargo, luego del duro revés que significa esta eliminación, quedó evidenciado que con su sola calidad no podrá obtener los resultados de otros tiempos.

Mientras los Magic demostraron a lo largo de la eliminatoria que la juventud y el juego de equipo eran superiores que los sonoros nombres de Jordan, Pippen y Kukock, los Bulls parecían una máquina en la que cada pieza se movía por su cuenta...

Cuando Jordan anunció su regreso a los Bulls, parte de la crítica aseguró que su vuelta al maderamen era una equivocación, que su meta de conseguir un cuarto título consecutivo en la presente temporada era una utopía, pero que su egocentrismo y los intereses económicos pudieron más que la realidad deportiva. Mi intención fue la de volver para ganar todo , admitió Jordan luego del fracaso.

Seguramente, buscará la revancha la próxima temporada, pero hasta entonces su imagen será la de un perdedor que regresó a la competición para generar muchas más interrogantes de las que dejó cuando sorprendió al mundo entero con el anuncio de su retiro voluntario.

Desde ahora, La figura de Jordan dejo de ser mítica e invencible y los Bulls abandonaron su imagen de equipo ganador. La experiencia de la derrota y humillación también formaran parte de su historia...