Archivo

JAMAICA, UN DESTINO MEGA SUPER INCLUSIVE

Megavivienda para vacaciones... En otras palabras, eso quiere decir lo super , lo inclusive ... no se trata de palabras hipermegaplay , sino de un concepto que combina la arquitectura con los modos de vida que la gente quiere para vivir una temporada inolvidable.

20 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Ahora la vivienda para vacaciones combina recreación, diversión, descanso con rumba y sitios especiales, según lo que se quiera hacer. Con una ventaja adicional: todo muy cerca.

Si se desea dormir en una confortable habitación, está a menos de un minuto; igual si el plan es comer en un exquisito lugar italiano; o ir a una discoteca, llena de color; o a una taberna que tiene música suave de piano; o a un establecimiento que mezcla los espectáculos con concursos para los asistentes.

De la misma forma si lo que se sueña es con tener playa, mar, sitios para comer informalmente, o campos recreativos, todo está ahí.

Ese es el concepto que Superclubs maneja en 16 hoteles de Jamaica, una mezcla en donde la arquitectura juega el papel más importante, ya que de ella depende la interrelación de espacios para que los huéspedes se sientan a gusto, en su casa, pero atendidos como reyes en un gran palacio.

Invitado por Superclubs y la aerolínea Sam, las páginas de Vivienda de EL TIEMPO tuvieron la oportunidad de vivir ese ambiente de los llamados resorts del Caribe que tiene únicamente lo super inclusive .

Ese no es solo un slogan. Se trata de una gran realidad. En los Superclubs de Jamaica realmente está todo incluido, por eso el viajes es mega super inclusive .

Por el precio que la persona paga por la habitación puede disfrutar absolutamente de todo.

Consumir lo que desea en todos los restaurantes, sin pagar nada. Lo mismo en los bares, discotecas y hasta disfrutar de las clases de regaee, el gimnasio, los botes y hasta el buceo, sin necesidad de sacar del bolsillo un solo peso.

Allí para pasarla super bien no se necesita llevar dinero.

La plata solo se requiere para comprar en los locales comerciales, que también están dentro del hotel. Ese es otro paseo de compras que se disfruta con satisfacción.

Además, hay hoteles para todos los gustos. Por ejemplo esta Hedonism II, donde el placer, la sensualidad y la libertad se mezclan de una manera espectacular.

Hedonism II tiene un ambiente único en el mundo, por algo está considerado como uno de los hoteles más locos del planeta .

Lo bueno es que se puede disfrutar sanamente. Lo curioso es que poco a poco, sin que la gente se dé cuenta entra a hacer parte del show de manera natural.

Parte del secreto del éxito del hotel está en su arquitectura, una combinación en la cual se pasa de un salón de recepción con sala de espera incluida, a un restaurante con capacidad para más de mil personas. Allí el escenario se transforma a las necesidad de lo que se va a presentar.

Muy cerca, una especie de pasillo, rodeado de columnas, que contiene un bar, son el sitio de transición hacia la piscina, la discoteca la playa o las habitaciones.

En los cuartos llama la atención que no hay ni televisor ni teléfonos.

Hablar por teléfono o ver televisión es lo que normalmente la gente hace en casa y aquí no les vamos a dar lo mismo, explicó Ana María una de las recreadoras y coordinadoras de las diferentes actividades que allí se realizan.

Pero si Hedonism II es para la gente que va en busca de nuevas sensaciones, el Gran Lido, es un hotel totalmente opuesto. Allí todo es sobrio, con gente elegante, que se identifican fácilmente: jeques arabes, empresarios, multimillonarios....

De propiedad de ese hotel es uno de los yates que Aristóteles Onásis le regaló a Grace Kelly cuando contrajo matrimonio con el príncipe Rainiero.

Es un lujoso barco, lleno de detalles, en el cual se puede disfrutar de un crucero con todas las comodidades que se quiera.

El Gran Lido, en su parte arquitectónica, combina los grandes jardines, con árboles centenarios y las galerías en donde se muestran obras de artistas jamaiquinos.

Además, el mármol está por todos los lados, combinados con naves que amplían los espacios sociales. Eso hace imponente el hotel.

Las habitaciones por su parte están divididas en tres ambientes: el dormitorio, una pequeña sala de espera y un estudio con un equipo de sonido muy moderno que incluye CD.

En medio de Hedonism II, que es la locura y el Gran Lido, que la sobriedad, está el Superclub Jamaica Jamaica, llamado así porque es tan lindo que merece llevar dos veces el nombre de la isla , explicaron los anfitriones.

Este hotel es la transición. En él celebran las parejas sus aniversarios. Pueden ser un año, dos o catorce, a todos le tiene un plan especial para que la pasen de maravilla.

También organizan matrimonios civiles y se encargan de toda la ceremonia y hasta de algunos de los detalles de la luna de miel.

Pero eso no es todo. Cuenta además con uno de los campos de golf más famosos del Caribe. Tiene 32 mil acres con una vista preciosa sobre el mar, lleno de bellos jardines.

En los Superclubs de Jamaica todo es mega , el viaje tiene un turismo diferente, abierto a todo para atraer al mundo de una manera diferente, muy inclusive...