Archivo

CRITICAN PLAN PARA LIMPIAR RÍO BOGOTÁ

Un grupo de concejales le solicitará al Ministerio del Medio Ambiente que niegue la licencia que solicitó la Administración Distrital para el proyecto de descontaminación del río Bogotá.

20 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

La petición fue encabezada por el concejal de Borrón y Cuenta Nueva Juan Carlos Flórez y respaldada por el liberal Carlos Ossa y el conservador Juan Gabriel Uribe.

Así mismo, solicitarán al alcalde Antanas Mockus que retire del Plan de Desarrollo para Bogotá el megaproyecto de recuperación del río, que cuenta con una inversión de 92.800 millones de pesos aportados por el Distrito y 37.800 millones de pesos por la Nación.

Según Flórez, expertos de las universidades de Los Andes y Nacional han conceptuado que antes de iniciar el tratamiento del río se deben atacar las fuentes de contaminación.

Estas se encuentran en el alcantarillado y en los ríos que son afluentes del Bogotá como el Fucha y el Tunjuelo.

El programa de tratamiento plantea que este se haga directamente en el río Bogotá.

De otra parte, afirmó Flórez, se estima que una vez entren a operar las plantas, a la ciudad le costará 86 mil dólares diarios (algo más de 75 millones de pesos) la descontaminación.

Por su parte, Uribe sostuvo que la ciudad tendrá que pagar cerca de 25 centavos de dólar (unos 220 pesos) por cada metro cúbico de agua tratada y eso es prácticamente una sobretasa al agua, la cual deberán pagar los usuarios.

Los concejales se refieren al contrato que fue adjudicado el año pasado al consorcio Degremont y Lyonaisse des Eaux Dumez, mediante el sistema de concesión por treinta años.

La obra consta de tres fases. En la primera se contempla el diseño, suministro, instalación, operación, mantenimiento y administración de la planta de tratamiento de aguas residuales, en el río Salitre.

El propósito es que durante los primeros tres años se remueva el 40 por ciento de las sustancias orgánicas y el 60 por ciento de los sólidos en suspensión.

El contrato con la firma tiene un valor de 326 millones de dólares (algo más de 28.000 millones de pesos).

En cuanto a la licencia ambiental, el año pasado, el ex alcalde Jaime Castro dijo que una vez se iniciaran las obras, se iba a hacer el trámite correspondiente.

EL TIEMPO intentó comunicarse con el Departamento Administrativo del Medio Ambiente (Dama) para conocer su opinión pero en los teléfonos de esa dependencia nunca contestaron.