Archivo

BOLSA DE N.Y.:

20 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Nueva York, 19 (Efe) Tras sufrir el jueves su mayor caída en seis meses, la bolsa de Nueva York se estabilizó ayer al término de una sesión especialmente volátil debido a la expiración trimestral de contratos de opciones de índices y acciones.

El comportamiento errático del mercado por estas expiraciones -la hora del doble embrujo - no ha desvelado si el brusco descenso del juebes fue una mera pausa en la fiebre alcista que vive el mercado desde diciembre, o si pudo ser el comienzo de una verdadera corrección.

El promedio del Dow Jones de Industriales, que bajó la víspera casi 82 puntos y a primera de ayer perdió otros 39, repuntó posteriormente cuando los inversionistas volvieron a comprar a precios baratos y cerró a 4.341,33 puntos, un alza de 0,69. Durante la semana bajó 96,14 puntos.

Entre los títulos negociados, las acciones a la baja predominaron sobre los valores al alza por 1.309 contra 859, mientras 798 repitieron cotización.

El volumen de transacciones fue elevado al cambiar de manos 353,1 millones de acciones.

Los analistas, que barajaron diversas hipótesis para explicar la fuerte caída del jueves, seguían divididos ayer sobre su significado para el futuro del mercado, cuyo principal indicador había ganado casi 600 puntos desde comienzos de año.

Para unos, era un mero respiro que permitió a los inversionistas consolidar sus beneficios. Para otros, fue el comienzo de una corrección que puede oscilar entre un 2 y un 5 o 7 por ciento. La caída del Dow Jones el jueves fue de un 1,85 por ciento. No sabremos hasta el lunes si era o no el comienzo del retraimiento, dijo un analista.

El sentir general, sin embargo, es que no se está en puertas de un mercado hacia la baja, aunque empieza a aflorar la preocupación de que la ralentización de la economía de Estados Unidos pueda perjudicar las ganancias empresariales.