Archivo

EN AGOSTO, 200 ALUMNOS SE INTOXICARON

No es la primera vez que los alumnos de un colegio se intoxican con gas paralizante en Bogotá.

20 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

El 13 de agosto del año pasado, cerca de 200 estudiantes del colegio José María Córdoba, en la localidad de Tunjuelito, resultaron afectados porque dos de sus compañeros arrojaron al aire esa sustancia.

En ese momento se dijo que, al parecer, los dos muchachos de noveno grado querían sabotear la realización de una previa de inglés.

Pero hubo otra versión según la cual la intoxicación se presentó cuando un estudiante comenzó a esparcir el gas en protesta porque algunos profesores no estaban de acuerdo con que los estudiantes llevaran esos elementos al plantel.

También se dijo que la sustancia había sido arrojada en los tanques del agua días antes.

La muscarina La investigación que por esos días adelantó la Secretaría de Salud permitió establecer que la intoxicación de los estudiantes había sido provocada por la muscarina, una sustancia que se encuentra en algunos de los llamados aerosoles paralizantes y que, según se estableció, no deja secuelas.

De acuerdo con la definición que da el diccionario, la muscarina es una sustancia tóxica que produce intoxicación aguda y grave del sistema nervioso.

Por eso, cuando ocurrió la intoxicación masiva en el José María Córdoba, muchos de los alumnos no solo sufrieron desmayos, sino que también se pusieron histéricos.

Por esa época, se dijo también que el Ministerio de Salud solicitaba a la ciudadanía abstenerse de comprar ese tipo de sustancias, debido a que no tenían registro sanitario.

Sin embargo, aunque EL TIEMPO intentó establecer si siete meses después los gases paralizantes ya tenían el registro, no fue posible.