Archivo

CORTE NIEGA TUTELA CONTRA LA SECRETARÍA DE SALUD

La sala novena de revisión de la Corte Constitucional confirmó un fallo que había emitido el Juzgado Octavo Civil del Circuito, en el sentido de negar una tutela contra la Secretaría Distrital de Salud (SDS).

19 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

La acción había sido interpuesta por dos ciudadanos, José Cuesta Nova y Milciades Ramírez Melo. Según ellos, la entidad permite el funcionamiento de varias empresas en Puente Aranda sin cumplir las normas ambientales lo cual convierte a dicha zona en una de las más contaminadas de la ciudad .

El juzgado negó la tutela por considerar que no se demostró la existencia de un perjuicio irremediable que permitiera la procedencia transitoria de la acción de tutela .

Ahora, la Corte Constitucional ratificó el fallo porque encontró que la afectación de la salud de los peticionarios no tiene como causa principal la contaminación de la zona.

Así mismo, se encontró que las empresas localizadas en ese lugar cuentan en su mayoría con la respectiva licencia ambiental y que casi todos los índices de polución se encuentran dentro de los límites permisibles que determinan las normas legales .

Para llegar a ese diagnóstico, la Sala decretó la práctica de algunas pruebas como por ejemplo la remisión de los interesados al Instituto de Medicina Legal para determinar su estado de salud y la solicitud a las entidades competentes de los informes relativos a la situación ambiental de Puente Aranda.

Así las cosas, la sala concluyó que no hay una relación directa entre la supuesta contaminación en la zona y el estado de salud de los peticionarios. Debe establecerse que no es posible argumentar que la polución del aire es tutelable por el simple hecho de coadyuvar en la alteración del estado físico de los peticionarios, pues si ello fuera así, entonces sería necesario proteger, a través de este mecanismo judicial, la vida, la salud y la integridad física de todas las personas que habitan y que desarrollan su vida diaria en ciudades, localidades o zonas como es el caso lamentable y muy preocupante de Bogotá que presentan altos niveles de contaminación ambiental .

Por último, dice que también demostró que la SDS ha cumplido con las mediciones de los índices de contaminación del aire y, al parecer, con base en ello ha expedido las licencias.