Archivo

VERGENZA NACIONAL:

19 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Da tristeza ver cómo Cali parece el cuarto de San Alejo de Colombia. La ciudad está sencillamente asquerosa, los parques se encuentran enmalezados, las fuentes luminosas no funcionan y en el interior de su pileta se ven basuras que son arrojadas allí por los indigentes que viven a su alrededor. Las paredes mantienen engarabañadas con mensajes y consignas de mal gusto, carteles promocionales y protestas de los sindicatos. En los postes aún se encuentra publicidad política, pedazos de pendones y alambres reventados. A nadie parece dolerle la ciudad. Y la administración con el cuentico de que el Dagma apenas se está acomodando y no tiene recursos, se lava las manos. Lamentablemente para propios y extraños Cali tiene aspecto de ciudad anti cívica. Y así quieren dizque rescatar el civismo. O será el cinismo?