Archivo

CRISIS POLÍTICA EN TUNJA

Prematuramente, al interior de la administración municipal de Tunja, comenzaron a polarizarse las fuerzas políticas en torno a posibles candidaturas para la alcaldía en las elecciones de 1997.

12 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

La crisis política que se desató esta semana, con la renuncia de la totalidad de los secretarios y jefe de división, fue interpretada por los analistas como el desencadenamiento de una batalla entre las aspiraciones de los conservadores Miguel Ramón Briceño Anzola y Jairo Aníbal Díaz Márquez.

El alcalde encargado de la ciudad, Víctor Galindo Torres, seguramente con la orden, vía telefónica, desde Argentina donde se encuentra el alcalde titular Manuel Arias Molano, pidió la renuncia a sus colaboradores para hacer algunos ajustes de carácter político.

Como parte de ese mismo proceso, el alcalde encargado expidió decretos por medio de los cuales declaró insubsistentes a 12 funcionarios de la administración, entre ellos el director de cultura y turismo, José Santos Sanabria; Ricardo Cristancho, jefe de Urbanismo, y Olga Martín, jefe de presupuesto.

Los analistas políticos dijeron que los cambios producidos en el equipo de colaboradores del alcalde obedece a la intención de debilitar políticamente a Jairo Aníbal Díaz Márquez en su aspiración a la alcaldía y fortalecer a Miguel Ramón Briceño Anzola.

Briceño, al igual que el alcalde Manuel Arias Molano, pertenece al grupo político del senador Ciro Ramírez Pinzón. Mientras tanto Díaz sigue las orientaciones del senador Hernando Torres Barrera.

Razones políticas El concejal Briceño, en diálogo con Boyacá 7 días, le restó importancia a la crisis del gabinete y dijo que voluntariamente los secretarios decidieron dejar en libertad al alcalde para reorganizar su equipo de trabajo . Sin embargo, fuentes de credibilidad en la alcaldía dijeron que el jefe de personal le pidió a los secretarios que renunciaran.

También se conoció que al interior del conservatismo ha habido presiones para que Díaz renuncie de la presidencia del Concejo, a pesar de que su período solo termina en diciembre.

La decisión sobre los cambios que se producirán en la alcaldía serán tomadas por el alcalde titular una vez regrese de Argentina el fin de semana. El regreso de Manuel Arias estaba previsto para el miércoles, pero el alcalde le pidió al Concejo permiso para quedarse en el país gaucho por tres días más.

Sobre la crisis política el concejal Hugo Felizzola dijo que está demostrado una vez más el manejo netamente político con que se viene manejando la alcaldía y resaltó las cualidades profesionales de los funcionarios que fueron declarados insubsistentes.

El mismo concejal anunció que demandará por inconstitucional un proyecto de acuerdo aprobado por el Concejo, por medio del cual se le dan facultades al alcalde para modificar la estructura administrativa del municipio. El alcalde nos pidió facultades para modificar el manual de funciones y los requisitos mínimos para los empleados de la alcaldía y el concejo le dió facultades para adelantar una reforma administrativa. Es decir, el alcalde nos pidió un peso y nosostros le dimos dos , dijo Felizzola.

El concejal aseguró que esas facultades pueden ocasionar una cadena de despidos que le podrían implicar demandas de carácter laboral e indemnizaciones a cargo del municipio.