Archivo

EL ACEITE, LA SANGRE DEL MOTOR

El aceite es al motor de un vehículo lo que la sangre al cuerpo humano.

19 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

El aceite es el líquido que permite un funcionamiento duradero del motor, ya que evita que las piezas móviles en su interior se desgasten prematuramente, por contacto directo. Esa es la principal función de los lubricantes.

Por más bien terminada que sea una pieza metálica, si se observa con un microscopio de alto poder, podría compararse con la hoja de un serrucho. Y, si se pone a trabajar en contacto con otra, es como tratar de afeitarse en seco. Doloroso, cierto? Gracias a que se elaboran con base en hidrocarburos, y a que se le adicionan polímeros -que son como pequeñas bolitas que soportan la carga-, es que se evita el desgaste , afirmó Raúl Santamaría Díaz, ingeniero de la Vicepresidencia de Refinación de Ecopetrol.

Sus cualidades lubricantes le dan la capacidad de formar una película protectora.

Esta debe mantenerse sin importar las condiciones de trabajo. Es decir, tanto en frío como en caliente.

Así las cosas, se creó una escala dimensional para medir la viscosidad de los aceites, llamada Indice de Viscosidad.

Ese índice se mide de cero a cien y, cuanto más se acerque al límite superior de la escala, más fino será el aceite y, en consecuencia, menor variación de la viscosidad.

Se entiende por viscosidad, la capacidad de un líquido de mantener sus propiedades de fluidez a diferentes presiones y temperaturas.

Esto adquiere especial importancia si se tiene en cuenta que en el motor se maneja un amplio rango de temperaturas.

Por otra parte, la Sociedad Americana de Ingenieros (API), creó a principios de siglo la clasificación de los aceites.

Los que tienen aplicación a motores de gasolina, recibieron la letra S, mientras que los diesel la C.

Actualmente, el desarrollo tecnológico ha alcanzado la clasificación SH a la que, además de contener un 93 por ciento de base lubricante, se le añade el 7 por ciento de aditivos.

En ese paquete de mejoradores se incluyen antioxidantes, que evitan la contaminación por hidrógeno y oxígeno, detergentes, que lavan el interior del motor, dispersantes, que evitan la sedimentación de lodos y carbonilla, siliconas antiespumantes, que previenen la degradación del lubricante por agitación y, por último, un refuerzo del índice de viscosidad.

Monógrado o multígrado? Ante la necesidad de fabricar motores más económicos y eficientes, la ingeniería mecánica tuvo que aguzar su precisión en el terminado de las piezas.

También la ingeniería de petróleos se desarrolló en ese sentido, ya que las nuevas máquinas requerían mejores lubricantes.

Así como en los motores de antaño los aceites monógrados funcionaban a la perfección, los modernos necesitan de lubricantes con especificaciones técnicas bastante exigentes.

Por eso se creó una gama de aceites que, actualmente, es imprescindible para todo tipo de motor moderno movido por gasolina: los multígrados.

La misma fuente dice que, el aceite multígrado es aquel que por su ingeniería puede comportarse a bajas temperaturas como un lubricante de poca viscosidad, y a altas, como uno de fluidez limitada.

El aceite de motor va dentro de la máquina, y no por fuera, y por eso, si el automóvil es moderno, requiere de un aceite igualmente moderno, así no haya estaciones en nuestras latitudes.

Esta clase de aceites se reconoce por su nomenclatura. Cuando vea en una lata, por ejemplo, 20w50, quiere decir que cuando el motor está frío, el aceite tiene las características de un aceite de viscosidad SAE 20, mientras que, a plena marcha se comportará como uno SAE 50.

La W significa winter (en inglés, invierno), e indica que funciona correctamente a las extremas temperaturas de las estaciones del hemisferio norte.

Por qué toca cambiarlo? Todo en la vida tiene su inicio y su fin, y los aceites no escapan a esta condición.

Sucede que, a medida que el motor funciona, es normal que las piezas que están en movimiento sufran desgaste, por más bien lubricados que sean..

Esa limadura metálica se deposita junto con el aceite, contaminándolo.

Por otra parte, cuando el motor se enfría, el material con el que es manufacturado tiende a contraerse, creando un vacío que permite el ingreso de humedad por entre las paredes del mismo.

Tal humedad ataca la limadura del desgaste en forma de óxido. Este resultado es la roya del aceite, puesto que destruye sus propiedades físicas y químicas, al punto de que lo vuelve corrosivo.

3 mil o 6 mil kilómetros? La respuesta a esta pregunta es bien sencilla: si su motor es de 1980 y anteriores, quiere decir que fue construido con tecnología anterior a los aceites SF.

Lo cual indica que, necesariamente se debe cambiar el aceite cada 3 mil kilómetros.

Pero si es de años posteriores y además usa aceites tipo SF, SG, o, SH, el lubricante le aguantará el doble de vida.

Sin embargo, estas condiciones se han determinado con motores en óptimo estado de funcionamiento y con un mantenimiento periódico.

Si su motor ya está fumando , y si además no se acuerda hace cuánto tiempo lo sincronizó, olvídese de la larga vida del aceite.

Más bien deje de contaminar el medio ambiente, inmovilice el carro y ahorre para la reparación de motor.

- Según el Instituto Colombiano del Petróleo (ICP), el uso de aditivos a base de disulfuro de Molibdeno o Tungsteno no contribuye en gran medida a la protección adicional del motor, ya que los aceites que se consiguen en el mercado contienen tales componentes.

Mitología del aceite - No confíe en la prueba de viscosidad digito-pulgar , pues sólo con un espectógrafo se puede determinar si éste se encuentra en condiciones de lubricar.

- No por el hecho de que el aceite se encuentre negro, quiere decir que ya no sirve. Si adquirió tal coloración es porque está cumpliendo con las funciones de detergencia y dispersión de los detritos.

- La mejor forma de saber si el aceite está viejo, es consultar su tabla de mantenimiento preventivo. Cada 6 mil kilómetros hay que cambiarlo, si el motor se encuentra en perfectas condiciones de funcionamiento - Comprar un aceite más grueso, cuando el motor ya está que saca la mano , es una medida de doble filo: puede que se detenga temporalmente el consumo, pero al cabo del tiempo la reparación será más costosa y, lo más importante, se comete un crimen irreparable contra el medio ambiente.

- Compre aceite únicamente en los sitios autorizados por cada distribuidor, y ojalá que sea de total confianza. Existe una red pirata de reutilizadores de lubricantes que envasan las bases de los aceites, sin aditivos, en latas de segunda mano.

- Destruya los envases de los lubricantes, para evitar falsificaciones.

- No sea mala gente con la naturaleza: verter el aceite quemado en las alcantarillas destruye la flora y la fauna de los ríos y contamina el agua de los acueductos de las poblaciones río abajo.

- Sincronice el motor de su vehículo cada 10 mil kilómetros. Por desajustes en el sistema de alimentación de combustible se derrama gasolina en el depósito de aceite, provocando que el lubricante se adelgace y se consuma con mayor facilidad.

- Cambie de marca de aceite cuando quiera; pero antes consulte la tabla de equivalencias de lubricantes para automotores. (ver recuadro).

A los mecánicos Si usted diariamente tiene contacto con aceites de motor, tenga en cuenta las siguientes recomendaciones : - Los lubricantes sin usar tienen un índice de toxicidad muy bajo. Pero el contacto prolongado puede obturar las glándulas sudoríferas, los folículos pilosos, y eliminar las grasas naturales de la piel. Esto provoca irritación y dermatitis.

- Elimine el aceite de la piel inmediatamente, por medio de agua, jabón y un cepillo blando. Un limpiador de manos seco es también efectivo.

- Despójese rápidamente de las ropas y calzado impregnado de aceite.

- Utilice guantes y ropa impermeable limpia, para cada cambio de lubricante.

- Busque en el mercado cremas protectoras a base de siliconas, para proteger la piel.

- Si el aceite llega a salpicar los ojos, lávelos con agua abundante. Si la irritación persiste, visite a un oftalmólogo.

(Ver tabla de equivalencias de lubricantes para automotores)