Archivo

TOYOTA:

12 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

reconoció que podría cerrar algunas fábricas y despedir trabajadores, con lo que abriría el camino para otras reducciones en la industria automotriz japonesa. La firma contrató a una consultora externa para analizar la situación.