Archivo

GESTIÓN DE ENFERMEDADES, UN NUEVO NEGOCIO

Este verano, unos 11.000 pacientes asmáticos de Maryland y otros estados adyacentes recibirán cartas y folletos en los que se promociona el uso regular de medicamentos inhalados. Las enfermeras llamarán con regularidad a los pacientes más enfermos para comprobar que los síntomas no hayan empeorado. Estas y otras medidas preventivas tienen por fin eliminar el 20% o más de las visitas al hospital relacionadas con ataques de asma por falta de control.

18 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

La iniciativa podría ser una bendición para los pacientes, pero Schering-Plough Corp., uno de los líderes en medicamentos para el asma, también espera beneficiarse. La empresa ayudará a financiar la atención adicional de los asmáticos afiliados a Mid-Atlantic Medical Services Inc., una organización de clínicas mutualistas de Maryland. Si las cuentas de hospital bajan, Schering-Plough compartirá las ganancias. Si los médicos recetan más remedios, la farmacéutica también saldrá ganando.

Las alianzas entre los planes de salud y las compañías farmacéuticas que se concentran en una enfermedad en particular se vuelven cada vez más comunes. Aunque por tradición las clínicas mutualistas han desdeñado las ideas promocionales de los laboratorios farmacéuticos, estas compañías dicen que es posible reducir los costos de la atención médica si se logra motivar a los pacientes con enfermedades crónicas a que tomen sus medicamentos con regularidad, lo que evitaría muchas hospitalizaciones. Ahora, algunas clínicas mutualistas y grandes empresas se unen a los fabricantes de medicamentos para apostar a la atención preventiva.

Nuevas áreas Con estas alianzas, las farmacéuticas ayudan a guiar la atención general del paciente, una estrategia conocida como gestión de enfermedades .

En algunos casos, este tipo de servicio adicional ayuda a los laboratorios farmacéuticos a conseguir contratos de venta de sus productos. Sin embargo, un número creciente de farmacéuticas desea participar en áreas como la atención de la salud a domicilio, la educación de los médicos y hasta las cuentas de los hospitales.

Esta nueva estrategia es polémica. Algunos grandes planes de salud, como Kaiser Permanente y U.S. Healthcare Inc., se resisten a dejar que las empresas farmacéuticas traten directamente con sus afiliados ya que dudan que los laboratorios puedan ser objetivos sobre lo que le conviene al paciente. Van a promover su medicamento sin importar lo que digan sobre querer reducir los costos globales , dice Jay Rosan, director médico de U.S. Healthcare. Rosan dice que su mutualista preferiría practicar la gestión por su cuenta. Señala que U.S. Healthcare utiliza enfermeras para controlar a los pacientes con insuficiencia cardíaca congestiva, lo que ha reducido los ingresos hospitalarios en un 20%. Dos compañías farmacéuticas nos ofrecieron hacerlo , dice. Pero no es necesario .

Mientras tanto, a los médicos les preocupa que el patrocinador de un programa de gestión puede mostrarse reacio a cambiar el tratamiento de un paciente a un nuevo medicamento más avanzado de la competencia. Y los gerentes de los departamentos de prestaciones de las empresas podrían no estar dispuestos a entregar información confidencial sobre la salud de sus empleados a una empresa farmacéutica, por lo menos sin una supervisión rigurosa. Las farmacéuticas son un socio natural de las clínicas mutualistas en la gestión de enfermedades, pero yo no les quitaría el ojo de encima , dice Helen Darling, directora de beneficios médicos de Xerox Corp.

No obstante, los laboratorios farmacéuticos no pueden resistir la oportunidad de afectar la forma en que se invierte el dinero en el sector de la salud, que gasta US$1 billón al año, del cual sólo el 7% corresponde a medicamentos. No conozco ninguna farmacéutica que hoy en día no considere la gestión de enfermedades , dice Sander Flaum, presidente de Robert A. Becker Inc., firma de marketing del sector de la salud, con sede en Nueva York.

Wilkerson Group, consultora neoyorquina, hace poco contó 32 programas de gestión anunciados por 12 grandes laboratorios farmacéuticos. El objetivo de sus programas va desde el mal de Alzheimer hasta las úlceras.

Eli Lilly & Co., por ejemplo, ayuda a seleccionar antibióticos para una mutualidad con 300.000 afiliados en el oeste de EE.UU. La firma espera ahorrar US$1 millón al año al exhortar a los médicos a aumentar el uso de medicamentos genéricos al 70%, del 40% actual.

Eso nos coloca en una nueva posición para promover medicamentos que no fabricamos, así como algunos nuestros , dice Mitch Daniels, presidente de la filial farmacéutica norteamericana de Eli Lilly.

La empresa, fabricante del antidepresivo Prozac, dice que le gustaría iniciar un programa de gestión del antidepresivo pero que todavía no ha firmado ningún contrato. Está más adelantada en programas para pacientes con úlceras o diabetes, dos áreas en las que sus medicamentos también son importantes.

Upjohn Co. y Merck & Co. exploran los programas de gestión más allá de sus propias líneas de productos. A través de su filial Medco, Merck se encarga de la gestión de más de 125.000 diabéticos aunque Merck no fabrica insulina.

Bristol-Myers Squibb Co. dice que ha establecido una filial para buscar contratos de gestión en los campos que conoce mejor, como las enfermedades cardíacas, el cáncer y las enfermedades infecciosas. Hasta la fecha no ha firmado ningún contrato. Estas cosas evolucionan a un ritmo que a veces es más lento que nosotros creemos que será , dice Samuel Barker, presidente de las operaciones farmacéuticas de Bristol-Myers en EE.UU.

El asma puede ser el área más prometedora para la gestión, dice Zubeen Shroff, consultor de Wilkerson. Cuando no toman los medicamentos como es debido, los asmáticos puede sufrir consecuencias graves con mucha rapidez, así que se ahorra dinero casi de inmediato .

Un mercado con muchas posibilidades Las farmacéuticas están interesadas en hacerse cargo del tratamiento global de casi una docena de enfermedades crónicas. Muchos están todavía en etapa exploratoria, pero ya se han comenzado a firmar algunos contratos. Los competidores, por enfermedad, incluyen a los siguientes: Afecciones Mal decardio- Enfermedades Alzheimer AsmavascularesPulmonaresDepresiónDiabetesEpilepsiaCáncerUlceras Bayern Boehringer Mannheimn Bristol-Myers Squibbnn Eli Lilly/PCSnnnn Glaxonn Merck/Medconnnnnnn Pfizer1nnn SmithKline Beechamn2n Upjohnn Warner-Lambertnnn Zeneca/Salicknn 1Iniciativa conjunta con Value Health 2Iniciativa conjunta con Schering-Plough para el asma Fuentes: Wilkerson Group, New York; firmas farmacéuticas