Archivo

CONGELADO DEBATE A LA LEY DE LA JUSTICIA

El proyecto de Ley Estatutaria de la Administración de Justicia -que a menos de cinco semanas de concluir la actual legislatura apenas se encuentra en comisiones primeras- quedó ayer a punto de hundirse en el Congreso de la República.

18 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Las comisiones de Asuntos Constitucionales del Senado y de la Cámara no han logrado conciliar una fórmula para evacuar la iniciativa y, por el contrario, cada vez surgen más diferencias entre sus miembros no sólo sobre su contenido sino acerca del alcance del trabajo legislativo ante la anunciada reforma de la Carta de 1991.

Conviene que continuemos discutiendo este proyecto para luego modificar la Carta como lo ha planteado el Gobierno y después aprobar otra ley? , preguntó ayer el senador liberal Luis Guillermo Giraldo al intervenir en la sesión conjunta de las comisiones, reunidas en la plenaria del Senado.

A su juicio, no tiene sentido continuar con el debate. Es la misma percepción de un grupo de congresistas.

En opinión del representante, Darío Martínez (lib.-Nar.), el Congreso se encuentra en estado de interinidad ante la propuesta de la administración Samper de introducir una reforma constitucional a los partidos políticos. Eso desvirtúa la seriedad de la discusión , dijo.

Lástima -dijo el senador conservador Roberto Gerlein- que este Congreso cobarde no haya ejercido su competencia. Como sigan las cosas con la propuesta de Samper a este Congreso lo va a enjuiciar el Fiscal, lo va a condenar la Corte Suprema, lo va a descarnetizar el Consejo de Estado y lo va a disolver Samper .

El ministro de Justicia, Néstor Humberto Martínez, salió al paso de las críticas y dejó en claro que es prioritario que la corporación discuta y apruebe la iniciativa que no es del Gobierno sino del ciudadano común. Por eso, acudo a su proverbial generosidad .

Tras indicar que el Gobierno es consciente de la escasez de tiempo para avanzar en la discusión, Martínez hizo una vehemente defensa de la propuesta, llamó la atención de los congresistas y les pidió contribuir para que en Colombia haya pronta y cumplida justicia. (ver recuadro).

Diferencias Con todo, entre los senadores y representantes existen serias diferencias sobre temas claves para la administración de justicia: jueces sin rostro; recopilación o no en el proyecto de normas constitucionales; régimen de carrera en la Fiscalía y la continuidad de la Sala Administrativa del Consejo Superior de la Judicatura.

Ayer, por lo pronto, un bloque de representantes -liderados por el congresista, Roberto Herrera- sorprendió al Gobierno y a los senadores con la lectura de una propuesta que, en últimas, buscaba acabar con la justicia sin rostro al exigir la identidad de quienes intervienen en cualquier proceso judicial.

Es muy difícil legislar a oídas. Necesito ver el texto de lo que usted está leyendo, honorable representante Herrera , dijo el senador Carlos Martínez Simahán al escuchar la intervención.

Me adhiero -replicó el senador Giraldo- a lo que dice el senador Martínez. Para mí constituye un cargo de conciencia legislar a oído. Uno no oye textos, pero parece que se quiere acabar con la justicia regional. Es mejor leer el texto, de lo contrario me retiraría de la sesión .

Pero ustedes senadores -precisó el representante Adalberto Jaimes (lib.-Ara.) llevan ocho meses con este proyecto y nosotros apenas 15 días; también les pedimos consideración .

A su vez, el representante Jesús Ignacio García (lib.-An.) apoyó la intervención de Jaimes e indicó que todo esto se debe a la premura de tiempo. Esto requiere más reflexión .

Caos judicial Durante el debate, el senador Gerlein cuestionó, además, las frecuentes discusiones entre las altas cortes, dijo que la justicia está en un verdadero caos por culpa de la Asamblea Constituyente e indicó que existe dispersión de funciones entre las corporaciones judiciales.

En un país donde el Consejo de Estado le dice a la Corte Suprema que removió mal al Fiscal General no puede haber pronta ni cumplida justicia...Este país es un estercolero en materia de justicia , replicó en tono vehemente.

Un país que tiene a un Consejo Superior no dividido en dos salas sino en dos bandos que se detestan a muerte y que intrigan en los pasillos, es un país donde no puede haber pronta y cumplida justicia , enfatizó Gerlein.

Gerlein dijo que el proyecto de ley de la justicia es sólo una iniciativa elaborada propios magistrados para ver si hallan una bandera blanca en su guerra interna...El Congreso no debe dejarse empujar a golpes burocráticos...Si no se aprueba este proyecto aquí no pasa nada .

Con todo, la discusión sobre la iniciativa continuará en la sesión del próximo martes, tras una reunión de los ponentes de la propuesta de Senado y de Cámara.

En palabras de un magistrado que asistió al debate, a este proyecto de ley sólo lo salva un milagro .

Alud de procesos a la Fiscalía El ministro de Justicia, Néstor Humberto Martínez, advirtió ayer que si no se aprueba el proyecto de Ley Estatutaria de la Justicia, la Fiscalía General de la Nación se vería en graves aprietos al tener que estudiar más de un millón de procesos.

Martínez recordó que el próximo 4 de julio vence el plazo fijado en el Decreto 2651 de 1991 -descongestión judicial- para que los juzgados culminen el programa de evacuación de expedientes. Para esto, se le dio competencia a los tribunales superiores.

Dijo que el plan aún no ha culminado y advirtió que si no se toman medidas de urgencia, a la Fiscalía llegarían 313.695 nuevos procesos, los cuales se sumarían a los 800.000 negocios a su cargo.

Indicó que el Gobierno es consciente de que la iniciativa no solucionará el problema, pero por lo menos sí aportará nuevos instrumentos al Consejo Superior de la Judicatura para adoptar otras salidas.

Las normas no se aplicaron...Eso le compete a los tribunales superiores , dijo a los periodistas.

Los congresistas replicaron a Martínez, le dijeron que no son responsables de esta situación y le indicaron que se debe hallar el responsable.