Archivo

CERRO DE LA BANDERA, DE TIERRA ROJA A VERDE

Las leguminosas, la cola de venado, el fríjol, la cola de conejo, los helechos peineta y la guaudilla, especies para la recuperación de tierras, le devolverán a los caleños las 81 hectáreas del cerro de La Bandera, actualmente erosionadas, con una exuberante vegetación, poblada de aves y de plantas medicinales como la salvia y el guácimo.

18 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Es la esperanza de un grupo de visionarios ecólogos y científicos, que escogieron este cerro como proyecto piloto de recuperación de zonas mineras y canteras para el Valle y el país.

Luego de un estudio que realizaron Procuencas, Cvc, Cinara y Univalle entre 85 minas (43 activas) y 15 canteras del municipio de Cali, el cerro de La Bandera fue escogido como el terreno que más ventajas ofrece para la aplicación de las experiencias de René Haller, el agrónomo que recuperó una zona minera en Mombasa, Africa.

El proyecto ya está tomando forma y cumpliendo las metas precisas de los grupos coordinadores, con la llegada esta semana del científico Haller.

La directora del Dagma, Margarita Londoño ha dicho que la Alcaldía colaborará con este proyecto porque viene de la sociedad civil. Se apoyará económicamente y se estará pendiente para que los planes viales de la ciudad no toquen el cerro , dijo la funcionaria.

Claudia Andrade, de Procuencas, explicó que se establecerá una estructura jurídica y administrativa para el parque, que permita encontrar fuentes económicas. Si hay participación del Estado , dijo la funcionaria y explicó que se pueden captar dineros por la Ley. Los recursos también se pueden obtener por cooperación internacional o de convenios. Hay una carta de intención de la Confederación Suiza y Colombia por 12 millones de dólares, que podrían invertirse en el parque .

Este proyecto que involucra terrenos sin ninguna vegetación porque sus especies nativas como el mortillo se extinguieron, tiene como fin la educación acción y de divulgación. Es un frente de avanzada para la recuperación de zonas similares en la cordillera occidental.

El Cerro de La Bandera, de tierra roja como están acostumbrados los caleños a divisarlo, con un asta y rodeado de cuentos de espantos de los mineros, está ubicado en el sur. Los terrenos limitados por las quebradas el Contingente, la Cascada y el río Cañaveralejo pertenecen a Chidral (50 hectáreas), Univalle (5 hectáreas) y el resto a particulares con los cuales se entrará a negociar. Según el diagnóstico de los expertos, existen 30 hectáreas degradadas por las minas de carbón. Entre 1986 y 1992 se hizo reforestación y terraceo pero fue arrasada por incendios y robos de las especies.

El ecoparque será rentable y tendrá un vivero, producirá compost y lombrices para la producción de abono. Contará con estanques para la cría de tilapias y actividades recreacionales como senderos para el deporte, piscina al natural, restaurantes y centro de visitantes. Se proyecta que para octubre de este año se inicien las plantaciones y en junio de 1996 la construcción del parque.

Esta semana, en un foro organizado por las entidades involucradas en el proyecto, se realizó un foro donde se dio a conocer ante funcionarios y sectores mineros del país el ecoparque. Hugo Duque, asesor del Ministerio de Minas, opinó que la empresa se está concientizando y de allí estos proyectos de recuperación de tierras.

Dijo que otros proyectos similares están en marcha y puso como ejemplo el parque privado de la Fiscala en Bogotá. En algunas excavaciones mineras se están dando usos alternativos del suelo para piscicultura y reservorios de agua , dijo.

Juan Diego Peña. del Ministerio del Medio Ambiente, otro invitado al foro, dijo que esta experiencia que se piensa con el cerro será replicada en otras zonas del país.

Es un sueño que empieza a coger forma, de ver el cerro de nuevo con sus especies nativas como Mano de Oso o Golondrino, orquídeas, arrayanes, laurel, jazmín, granadillos y guayabos como lo plantea este proyecto verde para Cali.