Archivo

ALERTA POR MAREAS EN LAS COSTAS DE NARIÑO

En estado de alerta permanecen las poblaciones costeras de Nariño ante las mareas altas que el pasado martes alcanzaron una altura de 3,42 metros y ocasionaron daños en unos 40 bohíos del sector Playa Caballo, en jurisdicción de Mosquera.

18 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Aunque las autoridades no reportaron víctimas, la Capitanía del Puerto de Tumaco indicó que los pobladores deben permanecer pendientes ante algún cambio repentino en los niveles del mar, pues se espera una última puja o crecida, dentro de los próximos dos días.

Por esta razón, los organismos de socorro y los comités locales de emergencia de Mosquera y Tumaco fueron declarados en estado de alerta.

En tiempos de perijeo , es decir, el máximo período de aproximación de la luna a la tierra, las mareas alcanzan varios metros de alturas y ponen en peligro la vida y bienes materiales de quienes habitan a orillas del mar.

Este fenómeno ocasionó que el martes en la noche las mareas superaran su nivel normal de 2,80 metros. Además, se presentaron un torrencial aguacero, una tormenta eléctrica y fuertes vientos cruzados.

Ante esta situación, cerca de 50 familias de Playa Caballo abandonaron el lugar y se instalaron en sitios seguros donde pasaron la noche.

Los habitantes regresaron ayer a primeras horas y se encontraron que la mayor parte de las viviendas habían sido afectadas por la fuerza de las aguas. Se trata de modestos bohíos levantados a orillas del mar sobre pilotes de madera.

Así mismo, el sector urbano de Mosquera se inundó, mientras que en la localidad de San Juan sus habitantes se encuentran a la expectativa de lo que pueda suceder hoy y mañana.

Todos los moradores del sector habían sido advertidos por las autoridades sobre la inminencia de este fenómeno natural.

Según los registros estadísticos de la Capitanía, las marejadas tendrían ocurrencia entre el 13 y 20 de mayo.

Hasta ahora, las marejadas han dejado pérdidas materiales mínimas. Sin embargo, los afectados esperan alguna colaboración de las autoridades para afrontar los daños en sus viviendas.

Entre tanto, los organismos de socorro desmintieron las versiones que señalaban que varios habitantes de Playa Caballo habían perecido ahogados.