Archivo

Y EL TABLERO:

18 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Todo el mundo anda a la expectativa del tablero electrónico que fueron a traer de México en vista de que la sociedad comercial y deportiva Cali-América no se le midió a invertir tres millones de dólares en el tablero marca Panasonic que habían comenzado a negociar con el Japón. Ya faltan escasos días para que arranquen los Juegos del Pacífico y en el Pascual Guerrero no hay ni un abaco para contabilizar el marcador. Ojalá no les vaya a pasar como con el tablero del estadio Atanasio Girardot de Medellín que se mantiene dañado, molesta por todo, no registra goles sino autogoles y hasta da los pronósticos del tercer tiempo. Y todo por comprar la baratija más costosa que se encontraba en el mercado. Aquí en Cali con los elevados costos de los chitos, papitas, gaseosas y similares que venden dentro del estadio, en un mes consiguen para pagar el Panasonic y les queda plata.