Archivo

COLOMBIA SE PROTEGERÁ FRENTE A RIESGOS CAMBIARIOS

El Gobierno colombiano adelanta un programa de asistencia técnica con el Banco Mundial (BM) con el fin de protegerse de los riesgos cambiarios y las fluctuaciones en las tasas de interés, factores que pueden implicar un encarecimiento de la deuda externa.

18 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Así mismo, está haciendo una recomposición de su deuda pública externa, que asciende a 14.400 millones de dólares, para contratar las obligaciones financieras preferiblemente en la divisa estadounidense.

Esta política del Ejecutivo está relacionada con el mayor costo que debe asumir la Nación por la revaluación reciente del marco alemán y el yen japonés, que encarecieron la deuda pública externa del país en 697 millones de dólares.

El viceministro de Hacienda, Francisco Azuero, indicó que el país tiene contratado el 28,5 por ciento de su deuda en estas dos monedas que sufrieron una fuerte revaluación a comienzos del año.

Sin embargo, dijo que no se puede prescindir de estas dos monedas ya que están incluidas en créditos del BM y del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que son a largo plazo y en condiciones más blandas que los préstamos comerciales.

Al intervenir en la Comisión Tercera del Senado, donde se adelantó un debate realizado por el congresista Juan Camilo Restrepo sobre el encarecimiento de la deuda externa, el funcionario indicó que los dineros públicos no se pueden manejar con carácter especulativo, razón por la cual lo más adecuado es realizar operaciones de cobertura de riesgos.

El país ya ha dado algunos pasos para avanzar en riesgos cambiarios, por ejemplo en los contratos de créditos.

El Gobierno ha realizado consultas con cinco entidades financieras del exterior para identificar los principales riesgos y diseñar una estrategia para el manejo de la deuda externa del país.

Por su parte, el gerente del Banco de la República, Miguel Urrutia, dijo que la política del Emisor es mantener constante el poder de compra de las reservas internacionales y señaló que el Banco no está haciendo especulación pero sí realiza operaciones de derivados.

Así mismo, dijo que como una parte de las reservas, cerca del 30 por ciento, están invertidas en yenes y marcos, se logró una recuperación que compensan en parte el mayor costo de la deuda externa.