Archivo

INVERSIÓN LOCAL SIGUE EN ASCUAS

Los planes de desarrollo local continúan en el limbo y los intentos para elaborarlos ya le han costado al Distrito cerca de setenta millones de pesos, cuatro lánguidos debates en el Concejo y la posibilidad de que su reglamentación se produzca en octubre o noviembre, cuando ya no haya tiempo para hacer la inversión.

18 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

El conflicto se hizo evidente cuando las Juntas Administradoras Locales (JAL) decidieron reunirse en sesiones extraordinarias, a comienzos de este año, para elaborar los planes.

Cuando estaban en ese proceso, descubrieron que no podían aprobarlos porque su elaboración nunca fue reglamentada por el ex alcalde Jaime Castro.

En efecto, en 1994, el Concejo le había dado facultades extraordinarias a Castro para que indicara cómo deberían las JAL elaborar dichos planes.

Castro no lo hizo, por tanto las JAL no podían elaborar algo que no estaba reglamentado.

No obstante, de los Fondos de Desarrollo Local debieron salir cerca de setenta millones de pesos para cubrir los salarios de los ediles que se reunieron durante esas sesiones extraordinarias.

En el Concejo El segundo intento fue en el Concejo de Bogotá.

El concejal liberal Fabio Macea afirmó que le correspondía al alcalde Antanas Mockus reglamentarlos.

Y el Alcalde acató la recomendación de Macea presentó un proyecto de acuerdo, en el que solicitaba que se le dieran facultades para reglamentar los planes.

Pero, semanas después, el Concejo cambió de opinión y decidió negarle las facultades a Mockus.

El argumento que utilizaron para negar las facultades fue que el Concejo no debía delegar las funciones que le son propias, así que ellos acordaron reglamentarlo.

Así las cosas, se presentó un proyecto de acuerdo cuyos autores son los concejales liberales Fabio Macea y Carlos Ossa y el ponente, el concejal Jorge Pastrán (Lib).

En las últimas semanas, se han hecho dos debates, en los que ni siquiera se estudió el articulado del proyecto, y las sesiones, cada una de cinco horas, transcurrieron definiendo si se debía o no abordar el tema.

La primera posición es de los concejales liberales Jorge Durán y Dimas Rincón señalaron que la Corporación no tiene por qué reglamentar los planes.

De esa posición son partidarios los presidentes de las JAL que tienen la esperanza de que el proyecto se hunda y de esa forma hacer valer un artículo del Estatuto de Bogotá que los faculta para reglamentar los planes.

EL TIEMPO habló con el jurista, Luis Carlos Sáchica, quien dijo que el Estatuto ordena que los planes de desarrollo local deben ser reglamentados por el Concejo.

El artículo 69 señala: de conformidad con la Constitución, la ley, los acuerdos del Concejo y los decretos del Alcalde Mayor, corresponde a las JAL adoptar el plan de desarrollo local en concordancia con el Plan General de Desarrollo .

Sáchica precisa que el Estatuto les da a las JAL la potestad de adoptar el plan de desarrollo pero no de reglamentarlo.

La otra posición en el Concejo es que no se pueden reglamentar sin que se haya estudiado el Plan de Desarrollo de Bogotá.

Y esa es la opinión de la mayoría de los concejales.

Qué pasa en las JAL? El caso es que el tema de los planes de desarrollo local no se volvió a tratar en el Concejo y eso perjudica las actividades de las Juntas.

Según el presidente de la JAL de Teusaquillo, Ramón Carmona, a la mayoría de las Juntas se les vencieron los planes el año pasado.

Si les toca esperar a que se apruebe el Plan de Desarrollo para Bogotá, es probable que este proceso se tarde un mes y luego habrá que esperar otro mes para que se reglamenten los planes locales, dice Carmona.

Esa reglamentación señala que se debe convocar a todos los representantes de asociaciones cívicas de cada localidad para que participen en la elaboración del plan.

Carmona estima que todo ese proceso culminará entre octubre y noviembre, de tal manera que a las JAL les quedará menos de dos meses para elaborar el plan de inversión de este año.