Archivo

NO SON MOROSAS DE LA ETB:

18 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Las más de 300 empresas que fueron dadas a conocer el lunes pasado en el Concejo de Bogotá como deudoras morosas de la Empresa de Telecomunicaciones (ETB), no lo son.

El gerente de la ETB, Pedro Buenaventura aseguró que en ningún momento dio a conocer los nombres de las entidades oficiales y privadas que hacen parte de la cartera morosa y que lo que pudo pasar es que se dio información de los estados de las cuentas de marzo, de los usuarios oficiales y especiales, es decir de aquellos que tienen grandes consumos.

El funcionario agregó que una cuenta es morosa luego de dos meses de haber dejado de pagar el servicio.

Por su parte, el concejal liberal Germán Mejía quien el lunes dio a conocer el listado aseguró que en ningún momento dijo que se tratara de cuentas de difícil cobro, pero que de todas maneras un funcionario de la ETB me ratificó que allí estaban incluidas las empresas deudoras .

Agregó que los datos que suministró se apoyaban en un informe del gerente sobre los estados financieros de la ETB a marzo 31 de 1995.

EL TIEMPO consultó con varias de las entidades que fueron dadas como deudoras morosas, y en todas respondieron que sus cuentas estaban al día.

Convenio para controlar medicamentos Ayer se firmó un convenio entre la Secretaría Distrital de Salud (SDS) y el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima) con el fin de ejercer un control sobre las medicinas y los alimentos.

Las dos entidades acordaron que se harán visitas a los establecimientos y expendedores de medicamentos y productos naturales. Así mismo, se realizarán visitas a laboratorios farmacéuticos para comprobar que cumplen con los requisitos básicos.

También se llevará a cabo un seminario-taller con el fin de actualizar a los funcionarios de los hospitales y centros de salud en el control y manejo de medicamentos.

Con respecto a los alimentos, se hará control a los expendios de carnes y se vigilarán las ventas callejeras y expendedores de productos alimenticios y bebidas alcohólicas.

El convenio establece, además, que se llevará un estricto control sobre la calidad de la sal y el agua envasada.

Al convenio se le están haciendo los últimos arreglos, pero se espera que a partir del primero de junio empiece a cumplirse.